Enviar
Empresas han tenido que asumir aumento de hasta un 5% en pasajeros, con la misma infraestructura
Restricción vehicular deja al desnudo desorden en transporte


• Proyectos como ferrocarril a Heredia o tranvía eléctrico, que permitirían atender demanda de pasajeros, aún se encuentran pendientes
• Custodios en las puertas, policías encubiertos y omisión de paradas son algunas de las medidas que se han tenido que tomar para prevenir robos

Natasha Cambronero
[email protected]

Con la implementación de la restricción vehicular, los conductores se han visto en la obligación de dejar su automóvil en la casa y utilizar el servicio público; sin embargo, este medio de transporte y la inseguridad que se está viviendo en las calles no les da tranquilidad a muchos.
Con la medida implementada por el Gobierno para reducir el consumo de combustibles fósiles y así disminuir la factura petrolera, algunas compañías de transporte público ya registran un alza.
Se calcula que antes de la restricción, cerca de 1 millón de personas transitaban a diario por la capital; pero se cree que con esta prohibición el número de transeúntes ha aumentado hasta en 200 mil personas cada día.
Esta situación ha obligado a algunas empresas a redoblar esfuerzos para atender la nueva demanda de pasajeros, lo mismo que para garantizar la seguridad en las unidades.
Por ejemplo, la empresa “Guadalupe” que brinda servicio a todo el cantón de Goicoechea, ha registrado un aumento del 5% e
n el número de pasajeros.
De igual forma, en las rutas de Desamparados durante los primeros 12 días de julio tuvieron 55 mil clientes más, en relación con el mismo periodo de 2007.
Pese al incremento en la cantidad de pasajeros, la infraestructura vial necesaria como por ejemplo paradas de autobuses o ampliaciones de carreteras, se mantiene prácticamente sin ningún cambio.
Esta situación también genera que más gente se convierta en blanco potencial del hampa.
Así, las rutas de Pavas por mes denuncian al menos 120 asaltos, de igual forma en los buses de la Uruca se presentan unos 30 delitos, mientras que en Desamparados ocurren entre diez y 15 cada mes.
“Muchos no son denunciados, ya que las autoridades casi nunca resuelven nada”, dijo Ricardo Sáenz, secretario de la Cámara Nacional de Transportes.
Por las situaciones que se están presentando en materia de inseguridad, algunas compañías de transporte público han tenido que utilizar custodios en sus rutas para prevenir asaltos de pasajeros, actos vandálicos y los secuestros de autobuses.
“Nosotros ya contratamos los servicios de una compañía de seguridad privada para custodiar las unidades de las rutas de Purral, para evitar percances”, afirmó Giovanni Fernández, representante de la empresa de autobuses Guadalupe.
De igual forma, en los buses de Lumaca, que viajan a Cartago, están implementando la presencia de policías encubiertos por parte
de la Fuerza Pública, para controlar eventuales ataques a los pasajeros o choferes.
“Nosotros tenemos estudios de casos que se han dado y de acuerdo con los resultados tomamos la decisión de cuáles rutas necesitan ser intervenidas, experiencias del pasado han demostrado que los actos delictivos disminuyen con estas intervenciones, aseguró Erick Lacayo, director de la Fuerza Pública.
Con el objetivo de disminuir las denuncias de asaltos reportadas dentro de los autobuses, las empresas tomarán otras medidas como la implementación de cámaras dentro de los buses y la capacitación de choferes que les permita saber cómo actuar en caso de un acto delictivo.
Incluso, algunas empresas se han visto obligadas a omitir algunas escalas en las rutas, para evitar posibles ataques.
Por otra parte, cuando se dio a conocer la restricción vehicular, una de las medidas que se anunciaron para contribuir a la reducción de combustibles y garantizar el transporte a los nuevos transeúntes, fue el establecimiento del tren a Heredia. Aunque a principios de semana se empezó con los arreglos de las vías, todavía el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) no cuenta con los ¢2 mil millon
es que ofreció el Gobierno para rehabilitar el sistema.
“Estamos tratando de obtener los recursos de la manera más expedita, en coordinación con el Ministerio de Hacienda, las obras ya comenzaron desde principios de semana con la reparación del puente que está en las cercanías del hospital Calderón Guardia, el cual quedará listo esta semana”, dijo Miguel Carabaguíaz, presidente de Incofer.
Pese a que la restricción ya entró a regir, las reparaciones de las vías y de maquinaria no estarían listas hasta dentro de seis meses.
Otro de los proyectos que se mencionaron para ayudar a satisfacer la demanda de transporte fue el eventual funcionamiento de un tranvía o tren eléctrico. No obstante, este tema aún está en su etapa de factibilidad.
LA REPUBLICA intentó conocer la versión de Viviana Martín, viceministra de Transportes; sin embargo, al cierre de edición no había respondido las llamadas.
El último plan del Ejecutivo para mejorar el sistema de transp
orte fue la creación de las denominadas interlíneas, proyecto que se encuentra varado por algunos cuestionamientos.





Ver comentarios