Enviar
Monto se destinará para mitigar daños de invasión nicaragüense
Restauración de Calero costará más de ¢600 millones

Plan de reforestación se prolongará por al menos dos años y Gobierno pedirá indemnización en La Haya por tal inversión

Los daños ocasionados en la esquina noreste de la costarricense isla Calero-Portillo tras la invasión nicaragüense le costarán al país inicialmente más de ¢600 millones.
Ese es el monto que el Gobierno tiene presupuestado gastar en los próximos dos años para restaurar la zona de exclusión mientras que la Corte Internacional de Justicia resuelve el conflicto por el fondo.
“Por lo menos el presupuesto nuestro es de ¢300 millones anuales, después de eso, uno ve cómo funciona la naturaleza y si es necesario ampliar el proceso, si las especies que se introdujeron funcionaron bien, si hay plagas u otras cosas, pero eso se define mientras el proceso se va dando”, dijo René Castro, ministro de Ambiente.
Tras realizar la inspección en el sitio a principios de abril, las autoridades nacionales enviarán a la Convención Internacional de Humedales (Ramsar) el informe final de afectación junto con el programa de reforestación.
La intención de Castro y los expertos costarricenses es realizar una reforestación asistida, es decir, dejar que la naturaleza trabaje en lo que pueda y ayudarla en áreas que se retrasan de manera natural, acelerar el proceso creando viveros con los árboles nativos más difíciles de reproducirse.
Para este proceso es que se requieren los ¢600 millones y solo se está a la espera de la aprobación por parte de Ramsar para su puesta en marcha, lo cual ocurriría en las próximas semanas.
Tomando en cuenta que el lunes pasado funcionarios del Minaet visitaron la zona para recabar la información in situ que los jerarcas de Ramsar habían solicitado como últimos requisitos antes de autorizar los trabajos de restauración.
Además, del monto presupuestado para los próximos dos años también hay que sumar los salarios de los funcionarios del Ministerio que trabajarán a tiempo completo en devolverle el estado natural al humedal en Calero, junto con los guardaparques y equipos técnicos que se instalarán para monitorear la isla.
Ello en razón de que se destina personal especializado para proteger la zona y realizarán patrullajes continuos por la frontera con Nicaragua, se contratarán imágenes satelitales y equipos de monitoreo en tiempo real, explicó Castro.
La inversión que se realizará para reforestar Calero formará parte de la indemnización que el país demandará a Nicaragua ante la Corte de Justicia en La Haya, Holanda, cuando presente el fondo del caso el próximo 5 de diciembre.
En esta instancia es donde se está discutiendo la denuncia de violación a la soberanía y daño ambiental que el Gobierno interpuso contra el vecino del Norte.
En este sentido, en marzo, La Haya como medida cautelar dio la custodia ambiental de la zona a Costa Rica, bajo la supervisión de Ramsar, mientras dictan una resolución por el fondo.
Al mismo tiempo que impidió el ingreso de civiles y fuerzas de seguridad tanto costarricenses como nicaragüenses a la esquina de 2,5 kilómetros cuadrados en disputa.
El conflicto se dio luego de que el gobierno de Laura Chinchilla denunciara hace un año que su vecino del Norte violó la soberanía y destruyó el medio ambiente de Costa Rica, primero depositando sedimentos del dragado en el río San Juan en su territorio y luego con la presencia de militares en Calero.

Natasha Cambronero
[email protected]


Ver comentarios