Enviar
Lunes 11 Mayo, 2009

Responsabilidad histórica

Cada quien es responsable de sus actos, pero sucede que hay actos de actos, pues en función de la posición que se ocupe, algunos pueden traer consecuencias que afecten a comunidades o pueblos enteros.
En este sentido ha quedado claro, gracias a la crisis mundial que estamos viviendo, cómo las acciones que se llevaron a cabo en Estados Unidos, durante los últimos ocho años, han hecho que no sea solo ese país el que pague las consecuencias, sino el mundo entero, dado al poder de influencia de dicha nación.
Por ello, prácticamente el mundo entero se encuentra buscando soluciones a esta crisis, tanto en el sector público como en el privado. Y digo prácticamente el mundo entero, pues hay países como el nuestro en que, estimo, en función del momento político que estamos viviendo, pareciera que a algunos se les olvidó este detalle de buscar soluciones a la crisis, o al menos aminorarla.
Llama poderosamente la atención escuchar a algunos jefes de bancada, con sus argumentos poco claros, a fin de buscar el consenso que se requiere para tratar de activar nuestra debilitada economía.
Hay problemas prioritarios que se deben resolver, como es la búsqueda de financiamiento para intentar reactivar nuestra economía. Se recurre a posiciones como que es más importante lo social que lo económico. Es verdad que lo social es importante, pero estoy seguro de que no se antepone a la solución del problema de fondo (que es económico).
Me pregunto, ¿es que no se están dando cuenta de que la provincia de Guanacaste está prácticamente paralizada? ¿Que las importaciones han caído un 43% como bien lo indicaron los periódicos la semana anterior y que a la mayoría de los comerciantes se les han caídos las ventas sustancialmente?
Me parece que algunos diputados deben circular mucho por el Oeste de la capital, pues pareciera en ocasiones que ahí no se está en crisis por el alto crecimiento que presenta el sector inmobiliario.
Lo cierto es que existe una mayoría silenciosa que observa lo que los legisladores hacen y de ahí que no sea de extrañar el desencanto con la función que llevan a cabo.
Los legisladores tienen una responsabilidad histórica importante y vital para el desarrollo de este país en este momento, en donde según las medidas que se apliquen hoy así serán más llevaderos o mas difíciles de afrontar los años venideros, post crisis. Crisis que, por cierto, no se prevé que sea solucionada en el corto plazo.
Señores diputados, dejen, por amor a Dios y al pueblo que los llevó a la Asamblea Legislativa, de hacer esos discursos que no nos ayudan a afrontar los problemas del crecimiento económico que requerimos y que son transmitidos por los noticieros, sean líderes proactivos en encontrar las soluciones que se requieren para sacar a Costa Rica a flote ante esta crisis; de esa manera, estoy seguro de que ustedes al final se sentirían mejor, con un pueblo agradecido que reconocería el esfuerzo llevado a cabo.

Randall Castro Vargas
Economista