Enviar

Algunas inquietudes y protestas por pago a auxiliares electorales deben resolverse adecuadamente y a tiempo en aras de mantener intacta la transparencia del proceso de elecciones nacionales

Resolver inquietudes a tiempo

El país está a seis meses de celebrar elecciones nacionales. Nos lo recuerda una nota de este medio ayer al hacer referencia a un tema de gran importancia para la salud del régimen democrático y la solidez de nuestras instituciones: el tema de los auxiliares electorales.
Han surgido protestas en torno al hecho de que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) se vio en la necesidad de contratar, pago mediante, a un grupo de personas que actúen como auxiliares electorales para suplir un faltante.
El desacuerdo llevó a la renuncia a unos 100 delegados del TSE , algunos de ellos con alrededor de 30 años de servicio, quienes cumplían esta labor ad honórem y manifiestan en documento que enviaron a LA REPUBLICA, que el nuevo mecanismo de contratación pone en peligro la pureza del proceso. El TSE, no obstante, opina lo contrario.
Los partidos Liberación Nacional y Acción Ciudadana por su parte, coinciden, según se relata en la nota de este medio, en que dichas contrataciones no se adelanten hasta no saber cómo se comporta el reclutamiento de voluntarios de los diferentes partidos políticos; el PAC en particular se manifiesta en contra de la mencionada contratación pagada.
El trabajo de delegados o auxiliares se relaciona directamente con la pureza del proceso electoral y por ello el asunto debe ser resuelto satisfactoria y oportunamente y difundidas puntualmente sus funciones, de modo que los costarricenses tengan la certeza de que el resultado de las próximas elecciones nacionales serán, una vez más, la demostración del ejercicio transparente de la voluntad popular eligiendo a sus gobernantes.
Costa Rica es ejemplo de América Latina en este sentido y debe seguir siéndolo. Los graves problemas que caen sobre países vecinos debido al resquebrajamiento del orden constitucional y de las instituciones democráticas es clara advertencia de cuánto se deben cuidar y respetar.
Las diferencias o dudas deben ser aclaradas y resueltas a tiempo, de manera que el país llegue a la próxima contienda electoral sin la menor duda de que todo está como debe estar, sin nubes que puedan oscurecer la claridad del proceso o alterar la paz.
Ver comentarios