Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Resolvamos juntos el caos vial

| Lunes 20 junio, 2016


Resolvamos juntos el caos vial

El caos vial y las interminables presas que vivimos, y sufrimos, todos los días los costarricenses es un problema que afecta de muchas maneras la vida diaria de todos nosotros. Entorpece el crecimiento del país, nos aleja del desarrollo y nos hace menos competitivos a nivel internacional. Indudablemente es un asunto, o más bien un grave problema de interés nacional y requiere una intervención inmediata, no solo del Gobierno de la República, sino de todos los ciudadanos.
Lo más importante es no entrar en discusiones áridas, ni mucho menos ponernos a buscar culpables o descalificar previamente opciones o propuestas de solución. El país requiere ya de soluciones y en cualquier emprendimiento que se elija, debemos participar todos de manera propositiva.
En busca de soluciones, que es lo que realmente necesitamos, me atrevo a proponer las siguientes opciones: Mientras se adelantan proyectos y trabajos de intervención de la infraestructura vial, podríamos sacar una placa más de circulación diariamente; eso sí, mejorando los servicios que brinda el tren a las cuatro provincias, ampliando las frecuencias y la calidad de los equipos.
Analicemos la viabilidad, como ya se ha hecho en ocasiones anteriores; de implementar, tanto en la empresa privada como en las instituciones gubernamentales, horarios escalonados e incluso horarios de diez horas con un día libre, ya sea lunes o viernes. Es preferible permanecer dos horas más en el puesto de trabajo que pasar ese mismo tiempo o más en una de las innumerables presas que se forman todos los días en toda la Gran Área Metropolitana. El teletrabajo es otra opción excelente que hay que pulir y expandir más su práctica.
Urge intervenir (ampliar) decenas de puentes “embudo” de una sola vía que aún existen en las carreteras nacionales, pero especialmente los del Valle Central. Estos puentes de inicios del siglo pasado son también causantes de retrasos y entorpecen la fluidez en la circulación vehicular.
La Asamblea Legislativa, por ser este un asunto que nos compete a todos los costarricenses, debería legislar de manera urgente y creativa en la búsqueda de los mecanismos que permitan agilizar la contratación de empresas para iniciar, cuanto antes, la modernización de nuestra infraestructura vial. El Poder Ejecutivo por su lado podría decretar una emergencia nacional en este campo, a efecto de simplificar trámites que hoy día son extremadamente burocráticos.
Para los escépticos y los que solo ven lo malo, la construcción de la famosa trocha fronteriza también nos dejó enseñanzas de lo que se puede hacer rápido y de lo que no se debe permitir en obra pública, ya que los mecanismos de control existen; eso sí, deben ser más ágiles con su ojo avizor.
Las municipalidades no se pueden quedar rezagadas, deben hacer lo propio para mejorar sus redes viales cantonales. Es necesario que construyan bahías para las paradas de buses, ampliar calles ahí donde hoy todavía se puede.
Sin duda alguna tenemos que hacer algo y mejor si lo hacemos cuanto antes, sin demora y en conjunto como sociedad, con la seriedad que la situación imperante requiere, con el concurso de todos los ciudadanos y de todas las instituciones del Estado, utilizando los mecanismos que la ley nos brinda y el conocimiento técnico y tecnológico con que contamos.
Sí Panamá y El Salvador, nuestros vecinos en Centroamérica, no más ricos que nosotros; han podido sacar adelante la tarea de modernizar su red vial, ¿Por qué no podríamos ir por el mismo camino?

Johnny Sáurez Sandí