Enviar
Resolución de conflicto por gas estuvo cerca de concretarse


Moscú - EFE - La presidencia checa de la Unión Europea (UE) afirmó que se cumplen ya las condiciones para la reanudación inmediata de los suministros de gas natural ruso a la UE.
Rusia y Ucrania "han asegurado que no obstruirán el tránsito del gas a la UE. Creo que ello debería llevar a una reanudación inmediata del flujo", dijo el primer ministro checo y presidente en ejercicio del Consejo Europeo, Mirek Topolanek, en un comunicado.
Mientras tanto, la Comisión Europea (CE) informó que la misión de vigilancia del tránsito de gas ruso a través de Ucrania está ya "prácticamente" desplegada, y ha insistido en que "todas las condiciones" puestas por las partes "han sido cumplidas", por lo que "no hay razón para retrasar más" el suministro.
Estos equipos medirán los volúmenes de gas en la salida de Ucrania, una vez se restablezca el suministro.
Topolanek informó de la firma de una declaración por todas las partes implicadas que debería significar el fin de la situación de crisis creada por la escasez de gas en algunos países miembros de la UE tras el corte de los suministros rusos que transitan Ucrania.
Apoyado por la Comisión Europea, el primer ministro checo negoció en los dos últimos días un acuerdo sobre las condiciones para que observadores internacionales puedan vigilar el paso del gas ruso a la UE en todos los puntos relevantes de su tránsito.
Al mismo tiempo, Topolanek instó a ambas partes a resolver su disputa comercial sobre las tarifas del gas y buscar una solución a sus relaciones energéticas sostenibles a largo plazo.
Los ministros europeos de Energía se reunirán hoy de forma extraordinaria para estudiar las consecuencias del corte de suministro de Rusia y la manera de evitar que una crisis similar se repita en el futuro.
Allí se discutirá "no sólo la situación actual, sino también el impulso a medidas legislativas y proyectos para incrementar la seguridad energética europea", señaló el ministro checo de Industria y Comercio, Martin Riman, según el comunicado de la presidencia comunitaria.
Mientras tanto, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, propuso recuperar el proyecto de convertir los gasoductos ucranianos en un consorcio internacional con participación de países europeos, para evitar los conflictos gasísticos que afectan a Europa.
Putin recordó que hace varios años Ucrania, Rusia y Alemania firmaron un memorando, hoy archivado, para crear, posiblemente con participación de Italia y Francia, un consorcio que "tomaría en alquiler a largo plazo el sistema de gasoductos ucraniano".
"También podríamos participar en la privatización (del sector gasístico), si el Estado ucraniano lo acepta", dijo Putin en una entrevista con el canal de televisión alemán ARD, que se emitirá el próximo miércoles, en vísperas de su visita a Alemania, prevista para el 16 de enero.
El primer ministro y ex presidente ruso Putin, recordó que Moscú en su momento también propuso tomar en alquiler por su cuenta los gasoductos ucranianos, que seguirían siendo propiedad del estado de Ucrania, según el texto de la entrevista adelantado por las agencias.
Putin se quejó de que la nueva "guerra del gas" entre Moscú y Kiev, que dejó sin carburante a gran parte de Europa, supuso para el consorcio ruso Gazprom daños directos por $800 millones y la paralización de más de cien pozos.
El líder ruso denunció que el nuevo conflicto bilateral por las tarifas de carburante es fruto del deseo de Ucrania de aprovechar al máximo su condición de país de tránsito, pues por su territorio pasa el 80 % del gas que Gazprom vende a la Unión Europea (UE).
Putin añadió que el litigio se vio agravado por la crisis política interna en el país vecino, en clara alusión al pulso entre el presidente, Víctor Yúschenko, y la primera ministra, Yulia Timoshenko, grandes rivales en los comicios presidenciales de 2010.
"Los antiguos líderes de la 'revolución naranja' defraudaron las esperanzas de la gente y abusaron de su confianza", indicó.
Putin sugirió que la UE exija a Ucrania una conducta "civilizada" y pasos reales para crear una economía de mercado.
En su opinión, "hace falta que Europa dé una clara señal —no a Rusia, para que esta venda barato su mercancía—, sino a Ucrania, con el fin de que asuma una conducta normal y civilizada".
"Sin claras señales sobre la necesidad de precios de mercado para los combustibles, estas economías (de los países de la comunidad pos-soviética) jamás procurarán ahorrar energía", indicó.
Agregó que, si Ucrania no puede aceptar el nuevo precio ruso del gas (de $450 por 1000 metros cúbicos en vez de $179,5 en 2008), la UE podría conceder un crédito a Kiev, como el que Rusia ha entregado a Bielorrusia que paga por el carburante ruso $129 dólares.

Ver comentarios