Enviar
Patrimonio inicial será de $2 millones
Resguardo de Isla del Coco recibe fideicomiso
Alianza público-privada asegurará operaciones de patrullaje


La Fundación MarViva dio un nuevo paso en aras de garantizar la seguridad de los ecosistemas del Parque Nacional Isla del Coco.
Se trata de la firma de un contrato para la creación de un fideicomiso, que asegure el apoyo financiero sostenible al Gobierno para las labores de control y vigilancia marina en esa zona protegida.
Con la inversión se captarán fondos que serán destinados al mantenimiento y futuro reemplazo de la embarcación patrullera que la Fundación MarViva donará al Servicio Nacional de Guardacostas.
Dicho barco será empleado en labores de protección de las áreas marinas alrededor de la Isla del Coco, siendo el Sistema Nacional de Areas de Conservación (Sinac) el gran beneficiado.
“MarViva busca fortalecer esta alianza público-privada y asegurar, permanentemente, las operaciones marítimas de patrullaje en el Parque Nacional Isla del Coco y en el Area Marina de Manejo Montes Submarinos, circundante a la isla”, indicó Jorge Jiménez, director general de MarViva.
“La estrategia de establecer un fideicomiso se basa en la necesidad de garantizar la disponibilidad presente y futura de recursos para proteger efectivamente áreas marinas de gran relevancia económica y ecológica para el país”, agregó Jiménez.
En esta oportunidad, el patrimonio inicial es de $2 millones, el cual podrá ser incrementado a través de nuevos aportes en efectivo o equipo, realizados por MarViva u otras personas naturales o jurídicas.
Otras donaciones al fideicomiso permitirían incorporar actividades de monitoreo biológico, para evaluar el impacto del patrullaje sobre las poblaciones de especies marinas.
Asimismo, se va a considerar invertir los intereses devengados para el mantenimiento de otras embarcaciones o equipos que se dispongan para la protección y vigilancia de las áreas marinas protegidas.
Desde 2002 MarViva ha apoyado al Estado a través de la ejecución de un programa de control y vigilancia, que permite asegurar el cumplimiento de las leyes ambientales en áreas marinas críticas del Pacífico costarricense; como el Parque Nacional Isla del Coco y más recientemente la Península de Osa.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios