Enviar

...es muy probable que Laura Chinchilla deje el poder sin poder reformar el Conavi, la entidad que más dolor de cabeza le produjo tras el escándalo por la construcción de la trocha fronteriza, su proyecto estrella


Reparen el Conavi ya

Crear una comisión que brinde un diagnóstico sobre el desempeño del funcionamiento del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y proponga soluciones para mejorar su operación, es la manera más elegante de no hacer nada.
Las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, empezando por su jerarca Pedro Castro Fernández, tienen que conocer bien los problemas que padece esa entidad y los remedios que se le deben aplicar.
Si bien está pronto a cumplir el primer año al frente del Mopt, Castro Fernández es una persona que conoce muy bien esa entidad partiendo de que fue viceministro de Obras Públicas durante el gobierno anterior.
Otro elemento que nos lleva a dudar de que las autoridades tengan claro cuáles son las deficiencias que sufre la oficina encargada de mejorar las carreteras, es que existen numerosos informes de fiscalización elaborados por varios sectores interesados en el tema de infraestructura, que son una buena radiografía del diagnóstico.
El Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica, la Contraloría General de la República, el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica son solo algunas de las organizaciones que han evaluado al Conavi en los últimos tiempos.
En cuanto a soluciones también hay mucha lectura en ese sentido y mucha experiencia recabada en los tropiezos que ha tenido el Conavi. O es que ya no se acuerdan cuáles fueron los yerros que llevaron al despilfarro en la trocha fronteriza.
A pesar de ello Castro Fernández anuncia con bombos y platillos que se creará una comisión a la que se le encargará la tarea de evolucionar al Conavi.
Para ese trabajo, que estamos seguros que se basará en los estudios que ya se han elaborado al respecto y que emitirán las conclusiones que todos en el Mopt conocen, se dio un plazo de cuatro meses.
Suponiendo que por la importancia que reviste el tema para el país —debido al mal estado de la red— y la comisión se nombre en pocos días, no será hasta enero cuando se recomiende hacia dónde encaminar el Conavi.
Y partiendo de que en Costa Rica las soluciones se llevan su tiempo, es muy probable que Laura Chinchilla deje el poder sin poder reformar el Conavi, la entidad que más dolor de cabeza le produjo tras el escándalo por la construcción de la trocha fronteriza, su proyecto estrella.
Lo que debe hacer el ministro para contrarrestar el mal trago que le propinó al Gobierno la ineficiencia del Conavi, es concentrar esfuerzos propios y no de una comisión, para hacer los cambios que se requieren, le guste a quien le guste.
No se puede perder tiempo con el Conavi, no solo porque es una entidad que maneja en este momento unos $1.500 millones sino también porque Costa Rica es de los países más subdesarrollados en carreteras.
 

Ver comentarios