Enviar
Viernes 28 Marzo, 2008

Renovación laboral

En muchas solicitudes de empleo se pide indicar los años de experiencia; sin embargo las respuestas, aun cuando sean sinceras, pueden ser engañosas. Una de mis lecciones mejor aprendidas es que 20 años de hacer lo mismo, no equivale a 20 años de experiencia.
Esta es una trampa en dos sentidos; primero para los trabajadores, quienes después de mucho tiempo ejerciendo una misma labor, ven cerradas las puertas a otras oportunidades de trabajo; y luego para las organizaciones, que creen que la cantidad de años es un indicador (para bien o para mal) del posible éxito de un candidato a un puesto.
En el caso de los trabajadores, la solución se encuentra en la propia renovación. No siempre se requiere cambiar de puesto, pero sí de labores o bien, la reinvención de las tareas cotidianas. Asimismo, mantenerse estudiando es otra posible estrategia.
Con respecto a las organizaciones, conviene recordar que las personas con poca experiencia o ninguna, pueden ser mejores candidatos que aquellas que llevan un buen tiempo haciendo la misma cosa y ya no saben hacer nada distinto.
Por otro lado, una persona con muchísimos años de verdadera y variada experiencia, puede ser un candidato idóneo para renovar la organización.
El tiempo es valioso cuando es bien aprovechado, así que mucho más importante que consignar los años de experiencia, es señalar qué se ha hecho en ellos.


Rafael León Hernández
Psicólogo