Rendimiento de diputados es flojo
A la hora de hacer un balance sobre la gestión de los diputados, pesa más lo que no se ha hecho que su desempeño en este último año, reconocen los congresistas de varios partidos. Shutterstock/La República
Enviar

Pocas leyes nuevas y la mayoría poco sustanciales para las empresas y los ciudadanos. Ese es el balance de la gestión de los diputados al finalizar las sesiones extraordinarias del periodo legislativo 2015-2016.

Aunque hay una leve mejoría en cuanto a la producción si se compara con la legislatura anterior, si se extiende el análisis a los últimos diez periodos, queda claro que la producción legislativa ha sido floja, ya que las 15 iniciativas avaladas están muy lejos del promedio de 27 nuevas leyes en la década pasada.

Por otra parte, la calidad de la nueva legislación tampoco salva el desempeño de los diputados, ya que solo un puñado de proyectos tienen un impacto nacional, como podrían ser las reformas a los códigos Procesal Civil y Laboral, para acortar los juicios en dichos ámbitos, así como el respaldo al plan para limitar el aumento de los alquileres a la inflación interanual, en vez de un 15%.

El resto de los proyectos son acuerdos internacionales o ayudas puntuales para la Cruz Roja y el Depósito Libre Comercial de Golfito.

Para los partidos de oposición como el Movimiento Libertario, el PLN, el PUSC y Alianza Demócrata Cristiana, la culpa del débil desempeño la tuvo el Gobierno, ya que entre diciembre y abril, es Zapote el que establece la agenda de debate en el Congreso.

En ese sentido, los legisladores opositores se quejan de falta de diálogo y acusan al presidente Luis Guillermo Solís de perder tiempo valioso para discutir temas que tienen un amplio consenso, como podrían ser el plan para limitar los salarios públicos y las pensiones con cargo al presupuesto.

En vez de eso, el Gobierno ha insistido en complicar el debate, como sucedió en la Comisión de Asuntos Hacendarios, en donde se perdió todo el periodo, impulsando la incorporación del registro de accionistas en la ley contra el fraude fiscal, dijo Johnny Leiva, jefe de fracción del PUSC.

“En estas sesiones extraordinarias faltó mayor dinamismo por parte del Gobierno, para promover proyectos importantes, no puede ser posible que en todos estos meses apenas vi a Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, en dos ocasiones. Se perdió el tiempo por la falta de diálogo y comunicación. No hubo enlace”, dijo Leiva, quien agregó que los proyectos importantes que se aprobaron fueron porque los diputados “nos pusimos de acuerdo”.

A una semana de finalizar las sesiones extraordinarias, las críticas de la oposición son rechazadas por el partido de Gobierno, ya que no solo se aprobó legislación importante, sino que también se dictaminaron varios proyectos que podrían ser aprobados pronto.

Entre ellos se encuentran la ley contra el maltrato animal, el plan que restablece el impuesto a las sociedades anónimas para luchar contra la inseguridad y el proyecto que le permitiría al ICE hacer obra pública como puentes y carreteras.

Asimismo, se logró un acuerdo con el PLN y el Frente Amplio para dictaminar pronto la ley contra el fraude fiscal y con ello, aumentar en un 1% del PIB la recaudación, de acuerdo con el Ministerio de Hacienda, dijo Emilia Molina, diputada de fracción del PAC.

“Esta es una asamblea con nueve fracciones y cuesta mucho poner a los partidos de acuerdo. Siento que este año avanzamos poco y así quedó demostrado en sesiones extraordinarias. Hemos aprobado pocos proyectos es cierto, pero estos han sido importantes; no obstante, hay que recordar que recientemente los partidos no quisieron conversar con el Presidente y que además ha habido falta de voluntad de los compañeros de otros partidos”, agregó Molina.

201604212027050.recuadro-8.gif



Ver comentarios