Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 21 Marzo, 2012


PIZARRON
Rendición de cuentas legislativa

Desde 1953 hasta hoy el Presidente de la Asamblea Legislativa (AL) nunca ha dado a los diputados, a la opinión pública, a los ciudadanos y votantes que los eligieron, un informe del trabajo parlamentario de cada legislatura, periodo que cada año termina el último día de abril.
Los Presidentes Legislativos son la cuarta persona más importante en rango de asumir la Presidencia de la República, como ya sucedió con Francisco Antonio Pacheco.
No es un puesto cualquiera ni cualquiera debería ocuparlo. Supone este puesto madurez política, y no solo edad, capacidad, visión de trabajo legislativo cogobernante y de cogestión nacional institucional por la aprobación de las leyes.
Más se necesita esto cuando, como ahora, la AL está dirigida por una alianza coyuntural de los partidos opositores al gobernante Liberación Nacional (PLN). Es decir, se necesita visión de país con una estrategia y táctica legislativa de desarrollo nacional. Dos casos históricos de esta situación en la cual desde el Congreso se impulsaron proyectos de política nacional, estando el Congreso en manos opositoras fueron en los periodos 1958-62 y en 1966-70, cuando el PLN dominaba la AL en los gobiernos de Mario Echandi y José Joaquín Trejos. Allí marcó el PLN los senderos jurídicos de lo que impulsarían en los siguientes gobiernos en sus manos.
El pasado 1° de mayo se integró el Directorio legislativo en manos opositoras, en función de arrebatarle la dirección del Congreso al PLN, con la promesa de impulsar un proyecto de alianza política opositora al PLN. Hasta hoy solo ha estado la administración de la AL en manos de estos grupos. No hay nada sólido en torno a la posible alianza nacional para el 2014, aún utópica, y la alianza legislativa se ve débil y disminuida para mantener la AL en manos opositoras.
Por ello el actual Presidente de la AL tiene la enorme obligación de rendir cuentas ante esos partidos que lo llevaron a dirigir el Primer Poder de la República y ante los ciudadanos.
El Presidente Legislativo debe informar el último día de esta legislatura, cuál ha sido el resultado de su gestión representando estos grupos parlamentarios, cuáles leyes importantes aprobaron, cuáles están en proceso y en qué estado se encuentran, cuál ha sido el control político y qué se ha obtenido, cuáles tareas o proyectos quedan pendientes.
Debe igualmente rendir cuentas sobre la responsabilidad de los diputados en cuanto a su asistencia a Plenarios y Comisiones, los viajes que han hecho oficiales y de los respectivos informes, si es que los entregan, y qué provecho ha quedado para el país.
Respecto a la Alianza por Costa Rica, que lo llevó a la Presidencia, cuál es su situación, si sigue siendo tan solo un proyecto para administrar la AL, o para trazar desde la AL una visión de desarrollo nacional más equitativa, más próspera, más justa, más democrática, más inclusiva.
De esto, entre otras cosas, dependerá la posibilidad a los grupos opositores de seguir al frente de la AL y de alentar la alianza nacional electoral para el 2014.

Vladimir de la Cruz