Enviar

Vecinos económicamente fuertes se ayudan mutuamente a crecer
Relación con gran potencial

· Turismo y agroindustria son sectores que podrían ser atractivos para los inversionistas costarricenses

Eduardo Baldares y Redacción
[email protected]

Durante más de una década, una de las más importantes exportaciones de Nicaragua ha sido la de su gente, sobre todo hacia Costa Rica.
En la economía clásica la importación del capital humano está acompañada por la exportación del capital financiero desde el país receptor al proveedor de trabajadores, lo cual de hecho está sucediendo.
Entre los factores propicios que visualizan los empresarios nacionales para entrar a ese mercado están la poca o inexistente competencia en rubros específicos, como el caso de Juan Bansbach en instrumentos musicales y Corbel en cartón corrugado, revela un estudio de Felipe Pérez y Luisa Berríos para el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE).
Otros como CID-Gallup y Porter Novelli vieron la necesidad de regionalizarse, mientras en general, Grupo M, Rostipollos, Dos Pinos, Supermercados Unidos (actualmente Wal-Mart) y otras tomaron en cuenta las oportunidades que se encuentren en Nicaragua, incluida una mano de obra barata, para dar el salto.
"Por cercanía, mano de obra y facilidades fiscales, es un buen negocio invertir aquí", dijo Carlos Granados, director ejecutivo de la Cámara de Negocios Costa Rica – Nicaragua.
No obstante, la cuantía del flujo de capital tico hacia el Norte podría ser mayor para el beneficio de ambos países.
Actualmente, una de las áreas con gran potencial es el turismo, dado que en la costa del Pacífico de Nicaragua se goza de las mismas condiciones –sol, surf, arena- que han permitido a Guanacaste transformarse en un imán turístico mundial, mientras los precios son mucho más cómodos.
"Es variado, pero aproximadamente aquí los precios oscilan entre los $500 y los $1.000, mientras que allá entre los $120 y los $200", dijo un empresario de bienes raíces que pidió no ser identificado.
Otra ventaja para Costa Rica de una mayor reactivación del mercado nicaragüense sería la posibilidad de vender más bienes y servicios al país vecino.
Nicaragua actualmente es el quinto destino de las exportaciones locales, solo superado por Estados Unidos, China, Holanda y Guatemala.
En 2007 el monto de esas exportaciones ascendió a $354 millones, según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).
"Las empresas costarricenses operarían en un mercado diferente, con costos menores y generarían empleo, producción y riqueza para que los nicaragüenses aumenten su demanda no solo de bienes locales, sino también de bienes importados", comentó Juan Muñoz, analista de Central American Money Market Brokers, para quien las mejores oportunidades están en agroindustria, así como turismo.
Es cierto que las inversiones directas en Nicaragua enfrentarían varios obstáculos, como "la fragilidad de las instituciones en general, incluyendo el Poder Judicial, el bajo desarrollo del capital humano, la falta de transparencia y la inestabilidad de las reglas del juego para el sector privado, así como la inseguridad ciudadana", complementó Alberto Franco, economista.
En lo que a la compra de tierras se refiere, "el problema allá es que uno compra un terreno a buen precio, pero no sabe si al día siguiente va a llegar un supuesto propietario a reclamarlo, producto de los muchos papeles que se perdieron durante la época de guerra", comentó el empresario de bienes raíces.


Ver comentarios