Enviar
Reír en la oficina es bueno para todos
Levanta el ánimo de los colegas y potencia el estatus del jefe

Reír en la oficina hace bien, porque levanta el ánimo de los colegas y potencia el estatus del jefe, según un estudio publicado por la escuela de dirección empresarial de la Universidad económica de Milán “Bocconi”.
De acuerdo con el estudio, que se realizó entre 1.860 empleados de empresa de Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia y Japón, el 98% de los entrevistados reconoció que echa mano del humor en la oficina y el 99% afirmó que aprecia el buen humor.
En cuanto a lo que hace reír más en el puesto de trabajo, el estudio destacó que en todos los países a los empleados les gustan los juegos de palabras, y que en Italia es donde más ocurrencias se hacen sobre sexo y religión y se usan más palabrotas y gestos físicos.
Al contrario, en Alemania, Reino Unido y sobre todo en Estados Unidos, el sexo y la religión parecen considerados como temas tabú por los empleados, que ironizan mucho sobre ellos mismos y bromean sobre las diferencias de jerarquía en el trabajo.
El comportamiento de los franceses se parece más al de los italianos, e incluso los rusos, quienes, sin embargo, ríen menos por asuntos de sexo y más por la palabrotas.
Las oficinas más tristes son las de Japón, porque allí los empleados evitan asuntos que suscitan hilaridad y solo se divierten con los juegos de palabras.
La investigación se concentró también en los efectos, considerados muy positivos, del buen humor sobre la organización del trabajo y subrayó que, según los entrevistados, reír en la oficina levanta la moral del grupo, así como su cohesión y su motivación para lograr los objetivo prefijados.
Además, los datos publicados muestran que el liderazgo es reforzado por el buen humor y que las mujeres usan la ironía en el puesto de trabajo mucho más que en el pasado.

Roma / EFE
Ver comentarios