Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



GLOBAL


Reino Unido impone medidas más estrictas de inmigración

Bloomberg | Miércoles 05 octubre, 2016

Amber Rudd, secretaria de interior de Londres, sale después de una reunión del gabinete. Bloomberg/La República.


El Reino Unido hará más difícil el proceso para emplear trabajadores del extranjero, al igual que para ofrecerles servicios bancarios o arrendarles propiedades, en un esfuerzo por reducir dramáticamente el nivel de inmigración.
En la conferencia del partido conservador gobernante en Birmingham, en la región central de Inglaterra, Amber Rudd, secretaria de interior reafirmó el compromiso del gobierno para reducir la migración neta a niveles de “decenas de miles”, conforme el Reino Unido se dirige a un futuro fuera de la Unión Europea. La migración alcanzó un nivel de 327 mil en el año hasta marzo, casi un récord.
Para lograr dicho objetivo, los arrendadores que deliberadamente alquilen propiedades a inmigrantes ilegales enfrentarán penas de cárcel, dijo Rudd. Los bancos también tendrán que revisar que sus clientes estén facultados para estar en el país. La secretaria de interior expresó que tiene la intención de reforzar las condiciones para que las empresas puedan obtener una visa para un trabajador extranjero.
“La prueba debería asegurar que las personas que vengan aquí estén llenando las brechas en el mercado laboral, y no tomando los empleos que podrían ser desempeñados por británicos”, dijo Rudd. “Pero esto se ha vuelto un ejercicio de marcar casillas, permitiendo que algunas empresas se salgan con la suya al no capacitar personal local. Por ende, quiero que revisemos si nuestro sistema de inmigración proporciona los incentivos adecuados para que los negocios inviertan en trabajadores británicos”.
En una jugada adicional, Rudd expresó que está examinando la posibilidad de reforzar las reglas para que los estudiantes extranjeros puedan asistir a cursos universitarios de “más baja calidad”. “El sistema actual permite que todos los estudiantes, independientemente de sus talentos y de la calidad de la universidad, tengan prospectos favorables de empleo cuando estos terminen sus estudios”, dijo. “Necesitamos mirar si esta oferta generosa para todas las universidades en realidad está agregando valor a nuestra economía”.
Incluso en medio de estas nuevas medidas, las reducciones en el número de migrantes “no sucederán de la noche a la mañana”, dijo la secretaria de interior.
Las declaraciones suscitaron crítica por parte del Instituto de Directores (IoD, por sus siglas en inglés), el cual es un grupo empresarial de interés.
“Fue frustrante escuchar cómo la secretaria de interior se aferraba al objetivo arbitrario de ‘decenas de miles’, el cual no guarda relación alguna con las habilidades que necesita el Reino Unido o los impactos reales de la migración”, dijo Seamus Nevin, director de empleo del IoD, en una declaración. “El Reino Unido tiene un nivel récord de empleo, de tal manera que la inmigración no está afectando los trabajos. Los miembros del IoD que emplean migrantes también capacitan a trabajadores británicos”.
En cambio, la entidad Migration Watch U.K., la cual hace campaña para reducir el número de migrantes, expresó que Rudd había dado “muy bienvenidos pasos hacia adelante”.
Haciendo la transición a otra área que está entre sus responsabilidades, Rudd comprometió más poderes para las agencias de orden público para que estas lidien con el lavado de dinero, en un esfuerzo por cortar el acceso de los terroristas a recursos económicos.
“El lavado de este volumen de dinero seriamente desvirtúa la integridad y la reputación de nuestros mercados financieros”, señaló. “Esto incluye las mismas instituciones de las que los trabajadores contribuyentes como ustedes dependen para sus pensiones y ahorros”.