Enviar
Lunes 4 Marzo, 2013

Hoy la Región Brunca inicia un proceso de desarrollo, por encima de visiones políticas o intereses particulares


Región Brunca, hacia la competitividad

El último Informe del Estado de la Nación vuelve a poner de manifiesto, que una de las regiones más ricas en potencial es no solo la región más pobre sino también la más desigual. Razón por la cual, la presente Administración priorizó el desarrollo de la Región Brunca, como una de las principales acciones impulsadas para promover estrategias de competitividad.
Con recursos del Fondo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (FODM), se creó un plan que permitiera atender las condiciones que ofrece el entorno regional para hacer negocios y para la inversión privada. Pero la poca existencia de alianzas público-público y público–privadas para el desarrollo empresarial y la promoción de la competitividad; así como la poca capacidad de las empresas, en particular las micro y pequeñas para mejorar su productividad; como también las pocas opciones que tienen los emprendimientos, les restó acceso a servicios de apoyo técnico y financiero.
Partiendo de esto se abordó un plan sustentado en una Política Pública Pyme, para superar la visión de una estrategia mitigadora de pobreza, impulsar un proceso de fomento económico, y así fortalecer alianzas que permitan un mayor impacto, buscando que los pocos recursos no solo cumplan sus objetivos sino que aborden el fortalecimiento de estrategias más allá del espacio temporal para el que se concibió.
Decía Robert Putnam en su libro “Making Democracy Work” que en la búsqueda de la eficiencia de las instituciones democráticas, no es el desarrollo económico quien nos puede llevar a una comunidad cívica para consolidarlas, pero que sí es la construcción de una comunidad quien puede contribuir a mejorar las variables económicas, reflejando que aquellas poblaciones que cuentan con un capital social fuerte tienen mejores condiciones para su crecimiento económico, social y político, y que es necesario dar condiciones básicas en el capital social, relacionado a normas de confianza, reciprocidad y cooperación.
Por esta razón, se consideró necesaria la visión multisectorial a nivel regional; la participación de los actores locales vinculados a las actividades productivas y dirección del desarrollo local; así como la transferencia de metodologías que favorezcan las estrategias para superar la visión cortoplacista y de poco impacto.
El esfuerzo regional promovido desde el Programa Conjunto para el Desarrollo del sector privado liderado por el MEIC y apoyado por seis agencias del Sistema de Naciones Unidas, comienza a ser una respuesta a una mejor articulación de estrategias, instituciones y acciones en el ámbito regional, así como una alternativa de desarrollo local que es reconocida en la Red Interamericana de Competitividad (RIAC) como una buena práctica en la promoción de la competitividad regional.
El reciente informe publicado en Viena, por la ONUDI sobre Redes para la Prosperidad permitió reconocer que los impactos del modelo impulsado en esta región reviste una dirección correcta para fortalecer el conocimiento, la articulación de redes y la cooperación sur-sur, siendo un esquema válido que promueva el desarrollo y la competitividad en los territorios con mayor rezago social y económico.
Hoy la Región Brunca inicia la construcción de un proceso de desarrollo, por encima de visiones políticas o intereses particulares, esto permitirá abordar un impulso con visión estratégica, inclusiva y sostenida para aprovechar el capital social, la participación multisectorial, y la identidad regional en una articulación que dé una respuesta clara a su crecimiento y desarrollo efectivo.


Luis Álvarez Soto
Viceministro Economía, Industria y Comercio