Enviar
Regalo vestido de morado
José Mena marcó el único gol, en un juego en que pesó el árbitro

Que es más emocionante un rosario que el partido entre Saprissa y Santos disputado ayer, muy cierto.
Que el árbitro le dio una manita o mejor dicho manota a los morados, también.
Los tres puntos se quedaron en el estadio del monstruo, que fue un equipo opaco con poca chispa, muy diferente al de hace una semana en San Carlos.
Al frente se encontró con un Santos de Guápiles que tampoco se prestó mucho, le faltó más ingenio para crear opciones de gol; pudo ser más ambicioso.
En el primer tiempo, fue el árbitro Ricardo Cerdas quien puso más cerca de la anotación a Saprissa, cuando Fajardo rechazó un esférico y el meta Wardy Alfaro lo tomó para salir. Para sorpresa de los santistas pitó devolución y tiro libre indirecto en el puro límite del área chica.
Ahí llegó el tanto que inclinaría la balanza. Duarte le dio un puntazo, quedó suelto el balón y Russell centró para que Mena se tirara como en piscina para poner el 1-0, al 20´.
Luego, esperar hasta el minuto 34 para volver a tener una opción emocionante, y fue por parte de Russell, que en disparo largo estrelló el balón en el poste.
El complemento fue un bostezo; Erick Scott buscó con velocidad llevarse a la defensa contraria, ante la chiflada de la afición tibaseña, que demuestra que no lo quiere mucho.
Mientras, del otro lado el que más buscó salirse del libreto fue Daniel Colindres, en especial con sus tiros de larga distancia. A falta de ocho minutos, pegó el balón en el poste derecho custodiado por Bolívar, Ariel Rodríguez terminó de rematar y anotar, pero el línea Warner Castro levantó su banderilla para anular un gol legal, ya que un defensor saprissista se había quedado colgado.
Pie de foto
www.imagenesencostarica.com/La República
El morado Heiner Mora, quien ayer anduvo por el centro, trata de sacar la marca de Kevin Fajardo.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios