Enviar

Con mucha satisfacción cuando visito a los clientes veo que algunos (generalmente empresas grandes) están ejecutando algunos planes que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de los colaboradores para hacer empresas más productivas.

Nadie puede ser exitoso, brillar por sus aportes, generar ideas innovadoras, ejecutar con precisión su trabajo, mantener alta inteligencia cognoscitiva y emocional, trabajar a su 100% de productividad o aún más, dar la milla extra si por razones familiares, personales, amorosas, laborales o de salud, se encuentra mal.

Es necesario que las empresas y las personas, sin importar valoren a quienes realizan alguna práctica deportiva de forma regular, que por su salud se realizan su chequeo médico anual, visitan un nutricionista, psicólogo, van al dentista, al consejero espiritual y tratan de mantener un estilo de vida saludable y en equilibrio con sus amigos, familia, compañeros y libre de excesos porque la mayor parte de la gente no le brinda la importancia a su salud integral, algunos no le dan importancia ni a su estado físico, ni emocional viviendo de forma desequilibrada que les provoca problemas de corto a largo plazo no solo a sí mismos sino también afecta directamente a sus familias, a la sociedad y a las empresas que los contrataron.

La salud integral no me refiero a visitar al médico cuando nos sentimos enfermos, sino todo lo contrario. Es anticiparse a la aparición de enfermedades sean físicas, mentales, emocionales o espirituales.

Es importante entender que wellness no es lo mismo que fitness, ya que el fitness solo contempla una mejoría del estado físico de las personas. El wellness es un concepto mucho más amplio y si se logran unir las piezas del rompecabezas se puede lograr una armonía entre mente, cuerpo y espíritu para maximizar todas las capacidades y habilidades que cada persona posee y lograr empresas más competitivas y una sociedad más sana.

Es necesario que las personas y empresas se enfoquen en resultados no solo de corto plazo, sino a largo plazo y una buena estrategia para retener talento es promover espacios para que los colaboradores puedan llevar de forma equilibrada sus responsabilidades profesionales y personales. Que exista una estrategia de wellness y usen todas las tácticas posibles para asegurar continuidad y mejora del estilo de vida de la gente a través de los años.

¿Cómo hacerlo? Algunos ya cuentan con médico de empresa, ferias anuales de salud u opciones saludables en el menú de sus cafeterías, sin embargo esto no es suficiente, la mayor parte de la gente ocupa un empujoncito adicional para crearles consciencia mediante charlas informativas sobre temas de nutrición, prácticas deportivas, crear clubes que además ayudan  a integrar equipos en diferentes disciplinas, ayudar a las personas que por situaciones económicas, familiares o personales requieren consejería para encontrar la raíz de sus problemas y resolverlos en el menor tiempo posible, promover breaks para liberar el estrés, facilitar membresías a algún gimnasio cercano o disponer de espacios recreativos, generar contenido en su comunicación interna sobre algún tema de salud física o mental que puede afectar a la población de trabajadores con tips para evitar problemas a futuro y ayudar a mantener cargas de trabajo equilibradas en donde las personas puedan llegar a sus hogares y compartir con sus familias después de la jornada ordinaria y tiempo de ocio para practicar sus hobbies y liberar el estrés laboral.

Si de forma conjunta se unen esfuerzos con un equipo interdisciplinario, los malos hábitos de la gente y los empleadores se van a ir transformando en buenas prácticas de por vida. No se trata de un proyecto de 3 meses, sino un compromiso de parte de todos para siempre. Por su salud, su familia, su trabajo y la prosperidad de todos, regálese wellness en el Día del Trabajador y el resto de su vida, no se va a arrepentir. 
 

Ver comentarios