Enviar

Aunque las dificultades sean muchas, la reforma en los cuerpos de toma de decisión del Fondo Monetario y el Banco Mundial es urgente si estos organismos desean seguir vigentes

Reformas urgentes

La creciente influencia de las grandes economías en vías de desarrollo como Brasil y China se dejó sentir durante la asamblea de los organismos financieros internacionales en Turquía.
Alto y claro fue el mensaje sobre la urgencia de reformas en las estructuras del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para darle mayor voz y poder de decisión —hasta ahora concentrado en los países desarrollados— a las economías emergentes.
La realización de estas reformas reflejaría la nueva realidad de un mundo sacudido por la crisis, en el cual los países emergentes, sobre todo los asiáticos, se han convertido en la nueva locomotora de una economía global aún renqueante.
“Esta es la primera vez en la que los países emergentes lideran la salida de la crisis”, dijo Augusto de la Torre, economista jefe del BM para América Latina, región en la cual Brasil por primera vez presta dinero al FMI en lugar de adeudarlo.
Los reclamos por cambios en las estructuras del Fondo Monetario y el Banco Mundial se presentan poco después de que la misma crisis salvara a estas entidades de las fuertes críticas por parte de varios gobiernos. La recesión revitalizó el papel de ambos organismos en el sistema económico mundial.
A pesar de la creciente presión de las naciones emergentes y las promesas de los responsables de los organismos, los avances en las reformas son nulos.
El propio director gerente del FMI, el francés Dominique Strauss-Khan, indicó que la cesión del 2,7% del voto de los países ricos a los emergentes aprobada el año pasado, aún no ha entrado en vigor, porque solo la han ratificado 36 de los 111 países necesarios.
Todo hace prever que el traspaso del 5% adicional de poder de voto que se quiere llevar a cabo en el FMI y el 3% en el BM afrontará una “cuesta igual de empinada”.
Aunque las dificultadas sean muchas, la reforma en los cuerpos de toma de decisión del Fondo Monetario y el Banco Mundial es urgente si estos organismos desean seguir vigentes.
Ver comentarios