Enviar
Reformas impulsarían inversión en infraestructura

Un paquete de reformas legales con las que pretende lograr recursos por alrededor de 286 mil millones de pesos (unos $21.185 millones) para obras de infraestructura en el país en los próximos años fue presentado por Felipe Calderón, presidente de México.
“Se trata de medidas de largo aliento, que incluyen una serie de reformas legislativas, que permitirán potenciar la construcción de proyectos de infraestructura en nuestro México”, señaló Calderón en la capital mexicana durante la presentación de las iniciativas que el Ejecutivo impulsará en el Congreso.
La idea del Ejecutivo es establecer un marco legal competitivo en materia de infraestructura, que permitirá apoyar proyectos del llamado Plan Nacional de Infraestructura y otros para los próximos 15 meses por alrededor de 100 mil millones de pesos ($7.407 millones), la mayor parte con recursos privados.
Las modificaciones a varias leyes supuestamente permitirán también “detonar inversiones” por más de 61 mil millones de pesos ($4.518 millones) para 2009 y 2010, adicionales a las contempladas en el presupuesto del próximo año.
Las reformas servirán para canalizar recursos para financiamiento por 125 mil millones de pesos ($9.259 millones) del Sistema de Ahorro para el Retiro en los próximos tres años, también para proyectos de infraestructura.
Actualmente, las administradoras de fondos de pensiones (Afores) cuentan con hasta 80 mil millones de pesos ($5.925 millones) para invertir en infraestructura y proyectos productivos, monto que se espera se incremente anualmente hasta alcanzar 125 mil millones de pesos en 2012.
Todo el dinero se destinará a carreteras, puentes, puertos, aeropuertos, centrales generadoras de energía, presas, líneas de transporte ferroviario, entre otras cosas.
Los recursos serán adicionales a los 570 mil millones de pesos ($42.222 millones) que el Gobierno mexicano calcula que se invertirán en 2009 en infraestructura en el país, cerca del 5% del Producto Interior Bruto (PIB).
Entre las modificaciones que pretende llevar a cabo el Gobierno, está una nueva ley que ofrezca un marco flexible para regir las asociaciones público-privadas en infraestructura, así como reformas que permitan apresurar la realización de obras.
Uno de los propósitos es reducir los costos de los proyectos de construcción en al menos un 15% y los tiempos de ejecución en 30%.
La meta de todo el paquete es no solo salir de la crisis, sino “elevar de fondo y de manera permanente" la competitividad de México, dijo Calderón, quien recientemente presentó un plan económico para 2010 que ha sido duramente criticado, especialmente por incluir un impuesto generalizado al consumo del 2%.

México
EFE
Ver comentarios