Enviar
Legislación reduce costo y duración de campañas
Reforma electoral en México desata polémica

Partidos y medios se enfrentan por nueva ley


México
EFE

La reforma electoral aprobada por el Senado de México, que reduce los gastos y la duración de las campañas, ha desatado una guerra frontal entre partidos y medios, que acusan a los primeros de vulnerar la libertad de expresión.
La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) ya ha demandado a las autoridades electorales un referéndum para dar marcha atrás a este proceso, aunque por tratarse de una reforma constitucional, la norma todavía debe pasar por la Cámara de Diputados y por los congresos de los 32 estados mexicanos.
La CIRT sostiene que la reforma es “regresiva y autoritaria” y que “despoja a la gente de la posibilidad de expresar sus posiciones” a través de los medios audiovisuales, en un comunicado en el que habla de “procedimientos sumarios”, de “censura”.
La modificación legal aprobada la noche del miércoles en el Senado por 110 votos contra 11 establece que el Instituto Federal Electoral (IFE) administrará los tiempos que corresponden al Estado para difundir en la radio y la televisión propaganda política durante las campañas.
“Hasta ahora, a través del IFE, los partidos recibían una enorme cantidad de dinero, gran parte de la cual destinaban a la compra publicidad en la televisión privada”, recordó ayer el analista Roger Bartra, en una entrevista con Efe.
Bartra calificó de “operación antidemocrática” la postura crítica con la medida de los medios de comunicación, porque, en su opinión, “están minando la autoridad, el prestigio de los partidos políticos”, que, según indicó, son “la institución más importante en un sistema democrático”.
Consideró, asimismo, que la reforma “obedece a un reclamo social de bajar el nivel de gastos de las campañas políticas”, que en los comicios presidenciales del año pasado representaron un desembolso para el Estado de $188 millones por concepto de propaganda en medios audiovisuales.
Además, no fueron reportados los gastos que los partidos hicieron, con fondos recibidos del IFE, por la difusión de 281 mil cápsulas publicitarias.
Para Bartra, el acuerdo alcanzado en el Senado por las tres principales fuerzas políticas del país, el oficialista Acción Nacional (PAN) y los opositores Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), es “un hecho muy bienvenido, que puede contribuir a sanear el ambiente político”.
“Si queremos una democracia de alto nivel, es fundamental que se revitalice la vida parlamentaria y que los partidos dejen de tener una imagen tan mala”, añadió en alusión al conflicto surgido tras las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006.
Después de sufrir una derrota por una diferencia ínfima de votos, el candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, denunció un fraude y encabezó una ola de protestas sociales en la capital mexicana, mientras los legisladores de ese grupo amenazaron con impedir la investidura en el Congreso del actual presidente, Felipe Calderón, del conservador PAN, en diciembre pasado.
Los cambios legales aprobados en el Senado permiten también las candidaturas independientes y fijan la salida del presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, acusado precisamente por la izquierda de avalar el supuesto fraude en las urnas.
Según la reforma, Ugalde y dos consejeros saldrán del órgano electoral este año, tres consejeros más en 2008 y los tres restantes quedarían hasta 2010.
“No tengo ninguna duda de que, sobre todo el PRD, ha aceptado la negociación para quitarse de encima a su odiado Ugalde”, opinó Bartra.
Otro experto en la materia, Lorenzo Córdoba, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó hoy a la emisora W Radio que la descalificación que hoy en día se está haciendo a los partidos “no solo es injusta, sino manipuladora”.
Además recordó que el proceso de reforma “acaba de comenzar” y alertó de que hay que estar “muy atento”, pues “las presiones se van a suceder”.
Ver comentarios