Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Reflexiones: Mercados o gobiernos, una crítica selección

Leiner Vargas [email protected] | Martes 21 junio, 2016


Fallan muy comúnmente los buenos empresarios en la cabeza de un ministerio y no parece ser razonable que un profesor universitario, sin experiencia en gestión pública, asuma las riendas de una organización gubernamental

Reflexiones: Mercados o gobiernos, una crítica selección

Los debates políticos y económicos de nuestro tiempo no son muy distintos a los que se dieron varias décadas e inclusive siglos atrás. ¿Dónde, cómo y cuándo debe, o no debe, intervenir el gobierno en el sistema económico? Preguntas que han sido del enorme interés de grandes pensadores económicos a lo largo de la historia. Lamentablemente ni uno ni otro, en forma aislada, han demostrado ser la solución a los grandes problemas de la sociedad de sus tiempos. La visión oportunista liberal de privatizar casi todo y hacer fluir las fuerzas del mercado en todo aquello que huele a burocracia o a Estado, ha generado pocos o nulos impactos en el bienestar y por lo general, han provocado más pobreza y desigualdad que el beneficio económico que la llamada eficiencia de corto plazo ha generado. De igual forma, cuando la incapacidad y la negligencia frenan el buen accionar del Estado, hasta los mejores y más enamorados estatistas se vuelven ácidos en la crítica a las llamadas instituciones públicas.
Ambos, mercados y gobiernos, son las fuerzas primordiales que mueven la dinámica social y económica. La combinación racional y apropiada de dichos instrumentos puede dar grandes beneficios y reducir de forma inteligente los malestares de la sociedad de nuestro tiempo. Es por eso que fallan muy comúnmente los buenos empresarios en la cabeza de un ministerio y no parece ser razonable que un profesor universitario, sin experiencia en gestión pública, asuma las riendas de una organización gubernamental. La vivencia y experiencia entre estos dos mundos extremos no colabora para hacer fácil la gestión de los aparatos públicos, llena de decisiones de corto plazo que suman esencialmente pragmatismo y paciencia. Cualidades que son muy pocas veces visibles en un mismo ser humano, competencias que deben cuidarse si se quieren resultados en la gestión de lo público.
De entenderse e interpretarse apropiadamente las funciones del gobierno y del mercado, favorecen la eficiencia con equidad. Romper la egocentrista visión de quienes asumen que solamente una de dichas formas debe regir el sistema social y económico debería ser una labor cuidadosa y de paciencia en la formación de nuestros profesionales. Dejar de concebir la disciplina económica como la ciencia perfecta y dogmática e integrarla cada vez más al mundo de lo imperfecto y asimétrico, vinculando más con la elección pública en incertidumbre, el cambio tecnológico y por supuesto, el funcionamiento no competido de algunos mercados. Aprendiendo que un buen balance entre regulación y mercado y regulación del mercado es fundamental para tener mejores y mayores resultados en crecimiento, equidad y eficiencia de cara a los sistemas económicos y sociales. Esa debería ser la orientación en la búsqueda de un mejor balance entre mercados y gobiernos.

Dr. Leiner Vargas Alfaro
www.leinervargas.com


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...

De la huelga y otros detalles

Viernes 14 diciembre, 2018

Por más de una década se discutió en Costa Rica la necesidad de avanzar en una reforma laboral qu...