Enviar
Oficialismo plantea consulta popular para convocar a una Asamblea Constituyente
Referéndum definiría cambios a Constitución

Carlos J. Mora
[email protected]

El segundo referéndum en la historia del país podría celebrarse para definir el futuro de la Constitución Política.
La convocatoria a una consulta popular sería el mecanismo que pretende impulsar Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia, principal precursor de las reformas a la Carta Magna.
El Ministro —quien no ha descartado presentarse como candidato presidencial para 2014— promueve entre otras cosas la reelección sucesiva de la figura del presidente de la República y los diputados.
La tesis de la Asamblea Constituyente es respaldada por Francisco Antonio Pacheco, presidente del Congreso y cercano al ministro Arias.
“Me parece que se podría hacer una convocatoria que excluya expresamente algunas aspectos de la Constitución como reformables. Para lograrlo, en mi opinión, bastaría con someter la convocatoria a consulta popular”, manifestó Pacheco, quien sugiere excluir de la eventual consulta temas sobre derechos individuales y sociales.
Además de Rodrigo Arias, en el Poder Ejecutivo el resto de ministros e incluso el presidente Oscar Arias se han mantenido al margen de la discusión.
En caso de que Arias y el grupo de personas que apoyan la iniciativa quieran dejarla en pie antes de que finalice el actual periodo constitucional, tendrían que movilizar la eventual consulta antes de agosto de este año.
Además de la prohibición sobre que no podrá convocarse a más de una consulta popular al año, la ley de referéndum establece que tampoco se podrá celebrar durante los seis meses anteriores ni posteriores a la elección presidencial.
Es decir, este año podría hacerse la convocatoria y celebrase a más tardar en agosto o después de agosto de 2010.
El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ha asegurado que velará por el cumplimiento de la legislación en torno a la convocatoria. Para Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, el dilema de si seguir con reformas parciales o llamar a una Constituyente es “un debate mal planteado” y para resolverlo hacen falta dos pasos previos.



Ver comentarios