Enviar
Presidente Evo Morales acusa a ex militares de lanzar rumores sobre posible golpe de estado
Referendo en Bolivia divide al país

• Región de Santa Cruz se prepara este domingo para ratificar un estatuto autonómico

Santa Cruz, Bolivia

(EFE)

La región boliviana de Santa Cruz ultima los preparativos para su referendo autonómico del 4 de mayo entre llamadas a la calma por el temor a brotes violentos y la mirada de la Organización de Estados Americanos (OEA) puesta en la crisis que divide al país.
Unos 935.000 cruceños, según el padrón departamental, están llamados a ratificar el domingo un estatuto autonómico que el Gobierno de Evo Morales considera separatista e ilegal, al igual que la propia consulta.
La oriental y próspera Santa Cruz lidera un movimiento autonomista en Bolivia que secundan otras cinco regiones del país gobernadas por opositores y enfrentadas todas al proyecto de refundación constitucional de Bolivia que impulsa Morales.
La crítica situación en Bolivia llevó a la OEA a celebrar una reunión extraordinaria de su Consejo Permanente, después de que este organismo haya actuado como mediador para intentar, hasta ahora sin éxito, que el Gobierno de Morales y sus opositores inicien un proceso de diálogo.
A menos de 48 horas del referendo y ante el temor a posibles enfrentamientos entre autonomistas y oficialistas, los dirigentes de Santa Cruz apelaron a la calma y se mostraron incluso convencidos de que el domingo será un día tranquilo, según dijo el presidente del Comité Cívico, Branko Marinkovic.
"No vamos a especular sobre la violencia porque jamás vamos a caer en la provocación", dijo Marinkovic quien aseguró que ante el anuncio de marchas de las bases de Morales en contra del referendo "los cruceños vamos a responder con el voto democrático".
Este dirigente aprovechó además para rechazar las criticas de separatismo y racismo que recibe Santa Cruz, cuyas propuestas son para todo el país porque tiene que haber un reconocimiento de la realidad nacional, de que dos tercios de Bolivia
quieren autonomía.
También el presidente del Senado, Óscar Ortiz, opositor y cruceño, en entrevista con Efe, recomendó a los votantes cruceños que eviten enfrentamientos si los oficialistas les impiden ir a las urnas.
"En lugares como San Julián -localidad cruceña considerada como un bastión del oficialismo-, si no dejan votar, lo más recomendable es pedirle a la gente que no insista", dijo Ortiz, antes de apuntar que "no hay que darle el gusto al Gobierno de que se provoque la violencia".
En las horas previas a la consulta cruceña, una relativa normalidad reinaba en la capital de Santa Cruz, donde se realizaron varias marchas de organizaciones sociales y vecinales afines al presidente Morales que congregaron a a varios cientos de personas en contra del referendo.
Por su parte, la Corte Electoral Departamental prosiguió su tarea de envío de material y urnas para el referendo del domingo, sin que hasta el momento se hayan producido incidentes, según dijo el presidente de este organismo, Mario Parada.
En la ciudad de Cochabamba (centro), el presidente Morales, acusó a algunos ex altos cargos militares a los que no citó de lanzar falsos rumores sobre un posible golpe de Estado, en medio de la inminente celebración del referendo autonómico.
"Se equivocan algunos ex comandantes haciendo correr el rumor de un golpe de Estado", dijo Morales en un acto con las Fuerzas Armadas celebrado en Cochabamba (centro).
"Jamás vamos a usar a las Fuerzas Armadas" de forma partidaria o con intereses personales, subrayó el mandatario al negar que los militares estén "sometidos" a él o a su Gobierno, como denuncian esos ex comandantes.
Ver comentarios