Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Reelección continua de diputados no tiene pies ni cabeza

Esteban Arrieta [email protected] | Lunes 04 abril, 2016

“No veo ninguna posibilidad de que el reclamo prospere, porque la imposibilidad de la reelección continua es una disposición originaria de los constituyentes, asimismo, tampoco se está limitando ningún derecho fundamental”, dijo Carlos Arguedas, exmagistrado de la Sala IV y actual diputado del PLN. Esteban Monge/La República


Al margen de la conveniencia o no de validar la reelección continua de diputados, varios especialistas en materia constitucional y hasta un exmagistrado de Sala IV, son del criterio que el reclamo presentado por varios legisladores para quedarse en el cargo, no tiene ni pies, ni cabeza.
El derecho a elegir y a ser electo no está siendo violentado como derecho humano con el sistema actual y prueba de ello es que varios congresistas como Antonio Álvarez, de Liberación, y Jorge Rodríguez, del PUSC, por citar solo dos casos actuales, han llegado a la Asamblea Legislativa en más de una ocasión.
Bajo esa premisa, el reclamo presentado a inicios de la semana pasada, tendría escasas oportunidades de ser incluso “admitido”, ya que en la Constitución Política se expresa literalmente la prohibición y no hay chance de interpretación y sobre todo, porque ninguna convención u organismo internacional por encima de la Carta Magna, ve la reelección continua como un derecho fundamental.
“No hay ni siquiera una tendencia a nivel mundial sobre la aceptación de la reelección continua como derecho humano”, dijo Fabián Volio, especialista en derecho constitucional del bufete Artavia & Abogados.
La propuesta fue presentada a inicios de la semana pasada por Otto Guevara, del Movimiento Libertario; Ronny Monge, del PLN; Gerardo Vargas, del PUSC; Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional; Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana, y Marvin Atencio, del PAC, al considerar que sus derechos políticos están siendo violentados, ya que, según ellos, el haber ocupado un cargo público no es causal de prohibición de acuerdo con la doctrina internacional.
En principio los legisladores quisieran aprovechar el fallo de 2003 de la Sala IV, que validó la reelección presidencial que le permitió a Óscar Arias volver a la Presidencia en 2006.
La idea de permitir una carrera parlamentaria tiene puntos a favor y en contra, como podría ser el aprovechamiento de la experiencia en el primero de los casos y la falta de renovación de líderes políticos entre sus desventajas.
En ese sentido, la única forma de cambiar el régimen actual no sería por medio de la Sala IV, sino a través de una reforma parcial a la Constitución Política vía Asamblea Legislativa, iniciativa que podría durar unos tres años en debate.