Enviar
Reducción de liquidez afecta mercado de recompras

• Situación limita posibilidad de conseguir efectivo en el mercado secundario y se acentúa por vencimiento de instrumentos

Israel Aragón
[email protected]

La reducción en la liquidez que experimenta la economía nacional ya empieza a percibirse en el mercado secundario, aquel al cual las entidades financieras, empresas o inversionistas acuden para vender acciones o bonos por un periodo determinado y así conseguir rápidamente dinero en efectivo.
La semana antepasada el saldo abierto de obligaciones —el monto total de lo que deberá pagarse cuando cada uno de los instrumentos se venza en sus respectivos periodos de cancelación— era de unos $825 millones.
Ya para el principio de la semana anterior esa cantidad había bajado a $794 millones.
En términos de colones, el saldo de las posiciones abiertas a plazo negociadas por parte de los puestos de bolsa llegó ¢454.491 millones el lunes anterior, lo que significó una reducción de ¢15.031,9 millones con respecto al saldo del 1º de setiembre.
La caída manifiesta un menor uso de las recompras como apalancamiento para conseguir liquidez y que los puestos de bolsa están teniendo dificultad para vender los instrumentos como consecuencia de menor efectivo en la economía, explicó Isaac Castro, economista en jefe de Interbolsa, quien considera que el saldo seguirá disminuyendo en los próximos meses.
“Ya tenemos más de un mes de vivir esta reducción. (El secundario) es un mercado que constantemente provee liquidez a los vendedores de recompra. Si no se tiene la liquidez requerida se puede venir un problema, porque, o van a tener que vender sus inversiones, o estaremos ante la presencia de un mercado sobrevendido, lo que haría que los precios caigan”, dijo Castro.
Para el economista “los puestos de bolsa han tenido que acudir a los clientes para que empiecen a reponer. Toda esta situación ha afectado la rentabilidad, pues al haber menos posibilidad de vender recompras en dólares las tasas de interés se han incrementando muy poco”, agregó.
Las causas de esta limitación de la liquidez son tanto internas como externas, pues a la crisis bancaria internacional que ha contagiado a los inversionistas se suma la estacionalidad propia de la época, en que los inversionistas se ven obligados a retirar montos importantes para cubrir sus necesidades de fin de año, consideró Gina Ampiee, gerente de INS Valores.
“El problema se agrava porque los bancos están muy restringidos para invertir en este tipo de instrumento, dado su impacto en la suficiencia patrimonial” dijo.
Para Ampiee “es más sensible el problema de liquidez a nivel de empresas, lo que podría abrir una oportunidad de negocios para nosotros como emisores”.
Los expertos admiten que en el mercado secundario existe una tendencia hacia la equiparación entre la cantidad de dinero que se retira del mercado secundario y la que se invierte en él, pero todavía no es tan clara como para decir que los inversionistas se están retirando del mercado.

Ver comentarios