Enviar
Consumidores restringirían compras, vacacionarían menos y reducirían salidas
Reducción de gastos se sentiría a partir de 2009

• El desempleo y el alto costo de la vida como consecuencia de la crisis en Estados Unidos son dos de las variables que más provocan temor entre los consumidores regionales
• Comercios y empresas de diversos sectores se diversifican y apuestan por estrategias de precio para frenar una merma en la demanda

Karen Retana
[email protected]

Los efectos de la recesión económica estadounidense podrían reflejarse con mayor incidencia a partir del próximo año, debido a una eventual contracción del gasto por parte de los consumidores.
A diferencia de otras épocas, donde algunos gastaban a manos llenas, 2009 estaría marcado por la restricción y por la presencia de clientes más racionales.
Se prevé que el consumidor comprará solo aquellos productos o servicios que sean estrictamente necesarios, vacacionaría menos, reduciría las salidas a comer fuera, rebajaría los gastos en belleza y disminuiría las compras durante la época navideña.
Dichas conclusiones se desprenden de un estudio elaborado por la firma McCann Erickson en diez países latinoamericanos, entre ellos Costa Rica.
Estas medidas son aplicadas debido al temor existente sobre las implicaciones de la crisis económica en cada uno de los países y principalmente en sus efectos a nivel individual.
Diversos economistas coinciden con esta previsión y consideran que las malas noticias que se han generado alrededor de la crisis, son responsables de que los hábitos de consumo experimenten variaciones.
“Sin duda vamos a sentir el próximo año los efectos directos, vamos a enfrentarnos a consumidores más precavidos con sus gastos puesto que ya no van a adquirir sus bienes a la ligera”, sostuvo Carlos Arguedas, economista y profesor de la Universidad Nacional.
En este sentido, los consumidores están valorando variables como mayor cantidad, peso y durabilidad a la hora de adquirir bienes.
Ante este panorama algunas cadenas de supermercados locales están tomando medidas para redoblar esfuerzos y no perder terreno.
“Hemos tomado algunas medidas como congelar algunos precios y realizar negociaciones importantes con nuestros proveedores para brindar opciones interesantes al consumidor”, comentó Guillermo Alvarado, gerente general de Perimercados.
Ayer Alvarado se reunió con su equipo para motivarlos a trabajar al 100% y así enfrentar tiempos difíciles en la economía, sin embargo, afirmó que la compañía se mantiene sólida.
Estas acciones son aplicadas también por el sector vinculado con el turismo y viajes.
“A lo interno hemos tomado una serie de medidas como revisar los costos y dónde vamos a invertir tanto en promoción como en publicidad. Y a lo externo estamos ofreciendo opciones interesantes a los consumidores en cuanto a precio y asesoría en viajes”, comentó Luis Fernando Vargas, gerente general de Otec y miembro de la junta directiva de la Asociación de Agencias de Viajes.
La empresa ha apostado por diversificarse y ofrecer planes de viajes para estudio, trabajo o prácticas profesionales.
Hay quienes consideran que el país debe aumentar su participación dentro del mercado turístico internacional a través de campañas de mercadeo más agresivas, refuerzos en la infraestructura tanto de aeropuertos como en carreteras para evitar una desaceleración.
Las personas en general están preocupadas especialmente por conservar su trabajo, principalmente por el tema de la crisis y las noticias constantes en los medios, sobre cierre de empresas y despidos masivos”, comentó Max Gutiérrez, CEO regional y gerente general de McCann Erickson.
Precisamente, el tema del desempleo y el alto costo de la vida fueron las variables que más preocupan a los consumidores.
La percepción generalizada en este momento es que los próximos meses van a ser difíciles e incluso se percibe que la crisis durará más de dos años, por esto se piensa que la peor época aún está por llegar.
En Costa Rica y Panamá los consultados consideraron que la fórmula para enfrentar la situación es manejar de forma más inteligente el presupuesto. Por ello inversiones en bienes raíces, compra de vehículo o de electrodomésticos quedarían congeladas hasta que la situación mejore.
“En este momento, cuando los consumidores están más sensibles, las marcas tienen la oportunidad de guiarlos, hacerles saber que no están solos balanceando el ruido negativo de los medios que está incrementando el nerviosismo por la crisis”, comentó Gutiérrez.
Ver comentarios