Enviar
Redes sociales cambian cultura laboral en Centroamérica

Panamá /EFE

El uso de las redes sociales ha cambiado el mercado laboral en la región, según un estudio que revela que dos de cada tres centroamericanos que navega forma parte de ellas y que aconseja a las empresas regular su utilización pero nunca prohibirlo.
El director para Centroamérica y República Dominicana de la firma de colocación laboral Manpower, el costarricense Eric Quesada, indicó que en la llamada generación Y, los veinteañeros, el 86% acepta no tener acceso a la televisión, pero “no pueden vivir sin Internet”.
“En el trabajo no los puedes desconectar de la red social”, indicó el director de la empresa, que realizó una encuesta a 32 mil compañías grandes y pequeñas de la región que fue presentada el miércoles en Panamá.
En ella se refleja que dos de cada tres usuarios de Internet en la región están afiliados al menos a una red social cibernética como Windows Live, Hi5, Twitter o Facebook, entre las 50 más populares.
Según el estudio, la penetración de Internet en Costa Rica es de 34%, República Dominicana 31%, México 25%, Panamá 28%, Guatemala 15%, El Salvador 12%, Honduras 8 y Nicaragua 3% de la población.
Esta cifra es mucho mayor si se mide los usuarios que se conectan a Internet a través de plataformas de telefonía celular, por lo que, en el futuro, se tendrá que medir la cantidad de cuentas existentes en el ciberespacio, apuntó.
De acuerdo con la consulta, cuando el 10% de los cibernautas en un país está afiliado a una red social, el crecimiento de esa red en ese país se torna exponencial.
“Estar en Internet es estar en Facebook para cuatro de cada cinco panameños conectados”, explicó el ejecutivo costarricense en relación a la red, que tiene unos 400 millones de afiliados en el mundo, “lo que la convierte en el quinto país del mundo por su cantidad de población”, reflexionó.
Otro dato curioso que generó la consulta es que más del 50% de los usuarios en la región son mujeres, el 50% tienen entre 18 y 25 años y, contrario a lo que se creía, el 26% de los afiliados tiene entre 45 y 54 años, desvirtuando la creencia que los cincuentones no tienen interés en la tecnología.
Además, los mayores de 30 años usan las redes sociales para su desarrollo profesional y laboral, mientras que los menores de esa edad principalmente para recreación.
La revolución tecnológica está obligando a las empresas a pensar estrategias para “administrar el uso de las redes sociales, de manera que no se conviertan en un peligro”, porque su rápido crecimiento va por delante de las regulaciones, que están en la fase de “ensayo y error”, acotó.
Apenas el 20% de las empresas ha establecido algunas normativas de uso de la red social, como el dar una hora fija a los trabajadores para acceder, reseñó.
Pero existe una discusión pendiente sobre como conciliar los derechos de la empresa y los del individuo, la privacidad y la propiedad intelectual, sostuvo Quesada.
“La preocupación principal es el impacto en la productividad, se da el caso que una empresa que prohibió el acceso a toda red social comenzó a perder personal por esa razón, por ello es urgente” regular su uso, expresó.

Ver comentarios