Enviar
Actividad económica en julio siguió cayendo menos que el resto del año
Recuperación de economía sería lenta
Contracción no se ha detenido, pero situación tiende a estabilizarse

A pesar de que la actividad económica comienza a estabilizarse, la recuperación total de la economía podría ser más lenta.
Para julio, el Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE) alcanzó una tasa de crecimiento interanual del -2%, que los analistas califican de muy baja si se le compara con los últimos cinco años. No obstante, es mucho mejor si se compara con la contracción que ha venido presentando la serie del IMAE meses atrás.
En febrero de 2009 la contracción fue del -5,01%, la más baja del año. Después de este mes se comenzó a evidenciar un repunte o menor contracción en la actividad económica, por lo que se tiende a señalar ese momento como el punto de inflexión.
“Para lo que resta de 2009 es probable que la producción continúe mostrando signos de recuperación y mayor estabilidad, pero la recuperación global será más lenta y por ende la de la economía costarricense”, dijo Mariany Espinoza, analista de INS Valores, puesto de Bolsa.
Con este resultado se cumplen siete meses consecutivos en los cuales la reducción interanual en la producción es cada vez menor.
En febrero dicha variación fue del -5,01%, en marzo pasó al -4,8%, y a partir de abril la desaceleración económica empezó a moderarse.
El resultado de julio refuerza una tendencia a una caída cada vez menor en este índice, que procura medir las variaciones en la cantidad de bienes y servicios producidos dentro del país.
La industria manufacturera es la actividad más importante de la producción local pues representa un 22% de la producción interna.
Este sector pasó de tener un crecimiento interanual cercano al 9% en enero de 2007 a una caída de casi el 16% en diciembre de 2008. Desde ese momento ha venido recuperándose, y en julio, la reducción (4,5%) fue menor respecto al mismo mes del año anterior.
La contracción, pese a todo, se sigue reflejando más en la industria manufacturera, el comercio, la construcción, la agricultura y el sector hotelero, informó el Banco Central. Por el contrario, los servicios de transportes, comunicaciones, intermediación financiera y servicios siguen arrojando resultados positivos.
Todos los sectores que componen dicho índice se han desacelerado, sin embargo, algunos más que otros. Entre los sectores que más han disminuido su ritmo de crecimiento para el mes de julio se pueden citar la minería, hoteles, el comercio, la industria el sector agropecuario y la construcción.
Dentro de los sectores que mayor crecimiento aportan al índice se encuentran “Otros servicios prestados a empresas” Transporte y comunicaciones y los servicios financieros.
Los datos divulgados por la autoridad monetaria provienen del IMAE que es un indicador que mide la variación en la cantidad física de bienes y servicios producidos.
Las cifras utilizadas se obtienen de la serie tendencia ciclo, que excluye factores estacionales o coyunturales.
El índice tiene como año base 1991, lo cual implica que en ese año valía 100, y a partir de ahí se pueden medir las variaciones en la producción.
Las variables que más influencia han tenido en la desaceleración de la producción global son la disminución en los niveles de otorgamiento de crédito atribuido al significativo incremento en las tasas de interés y las condiciones internacionales actuales, dijo Mariany Espinoza, de INS Valores.
“La depreciación de la moneda local que provoca encarecimiento de los productos y materias primas importadas” hacen otro gran aporte, agregó la especialista.
La crisis económica mundial ha impactado negativamente algunos sectores específicos de la economía donde destacan el turismo, la manufactura, principalmente la industria electrónica de alta tecnología, y el sector agrícola debido a la importante caída en las exportaciones, señaló.
Dentro de las principales implicaciones sociales que la desaceleración de la actividad económica genera se encuentra el incremento en el desempleo y por consiguiente en la pobreza.
Costa Rica ha crecido a tasas del 6% y 8% en el pasado, pero se consideran fuera de lo normal.
“Cuando la economía costarricense se recupere continuará creciendo a tasas alrededor del 3% y el 4%; el cual es el promedio de crecimiento sostenible para una economía como la costarricense”, concluyó Espinoza.

Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios