Logo La República

Viernes, 18 de septiembre de 2020



HARVARD


Recuerde sus pendientes

| Miércoles 19 diciembre, 2012



HARVARD

Recuerde sus pendientes

Una lista de pendientes solo es útil si tacha cosas con la misma frecuencia con que las agrega. Si un elemento ha estado en su lista durante más de tres días, pruebe algo de lo siguiente:

1. Hágalo inmediatamente
Pudiera llevarle menos tiempo de lo que piensa.

2. Prográmelo
Encuentre un espacio abierto en su agenda para que pueda realizar la actividad. Si es tan importante como para tenerla en su lista, entonces comprométase con hacerla un día y hora específicos.

3. Déjelo morir
Si no está dispuesto a hacer algo inmediatamente ni a programarlo para después, nunca lo va a hacer. Acepte que realmente no es una prioridad y táchelo de su lista.

Aproveche los aniversarios

Si su organización se está acercando a un aniversario importante —diez años de su fundación, 20 años del lanzamiento de su producto más exitoso, no pierda la oportunidad. Los aniversarios pueden inspirar orgullo y unidad. Pueden ser el momento perfecto para pedir a la gente que piense conjuntamente por qué es importante su trabajo y cómo debería avanzar la organización. Empiece analizando la historia de la compañía y las tendencias que han afectado su trabajo. ¿Estas tendencias continuarán? ¿Cómo podrían cambiar? Reconocerlas podría ayudarlo a anticipar nuevos retos que pudiera enfrentar. También, aproveche la ocasión para volverse a comprometer con lo que es. Todas las organizaciones necesitan evolucionar, pero piense qué aspectos o valores de la organización nunca deberían cambiar.


Delegue, delegue, delegue

A continuación tres formas de delegar más:

1. Identifique el problema
Tal vez no se esté dando cuenta que acumula trabajo innecesariamente. Busque señales de advertencia.

2. Recuérdeselo
Mantenga un recordatorio visual de las metas de desarrollo de su equipo para que pueda identificar fácilmente oportunidades para delegar.

3. Pida a otros que lo hagan responsable
Dé permiso a sus subordinados directos para que le hagan notar cuando no haya delegado algo que debería.

TEMAS DE CONVERSACIÓN

A veces es mala idea dejar que los clientes se quejen

Permitir que los clientes se quejen de un producto puede ser una mala idea si creen que la falla es culpa suya. Los participantes de una investigación que pensaron que no podían hacer un batido de mango por culpa de un procesador de comida calificaron mejor el equipo (4.02 versus 3 en una escala de 0 al 9), luego de recibir la oportunidad de quejarse con la compañía, pero los que creyeron que el problema era suyo dieron menos calificación a la máquina (3.29 versus 4.31) luego de recibir la misma oportunidad, informa la estudiante de doctorado Lea Dunn y Darren W. Dahl, de la Universidad de Columbia Británica.

Niños de familias grandes reciben menos, pero logran más

Cada niño extra de una familia se asocia a mayor calificación en clases de lectura, pese a que los nacimientos adicionales reducen la inversión de los padres en sus hijos: en un estudio realizado por Marc Frenette, de Social Research and Demonstration Corporation, en Canadá, el número de computadoras por hijo en casas con seis niños fue un 64% menor que el de las casas con dos.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.