Enviar
Consejo Electoral revisará actas de elección en Managua
Recuento de votos paralizado

Managua
EFE

El Consejo Supremo Electoral (CSE) aceptó ayer revisar acta por acta de Managua, pero mantiene congelado en el 86% el recuento de los comicios municipales del domingo y ha explicado al cuerpo diplomático la situación que impera en el país.
Eduardo Montealegre, candidato liberal a la alcaldía de Managua, por su lado, desarrolló ayer una jornada de contactos con representantes de la Unión Europea, la embajada de Estados Unidos y los candidatos a alcaldes opositores de diversos municipios del país que aseguran haber triunfado en los comicios.
En estos encuentros Montealegre ha pedido apoyo a la comunidad internacional ante un posible fraude, después que la alianza, encabezada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) desconoció “totalmente” los informes provisionales dados por el CSE sobre las elecciones del pasado día 9, que dan como ganador a los sandinistas en la mayoría de las 146 alcaldía en disputa.
La oposición liberal demandó que el máximo tribunal electoral revise acta por acta de Managua para determinar quien es el verdadero ganador de la competencia electoral.
La presidencia francesa de la Unión Europea (UE) deploró ayer la ausencia de observadores independientes nacionales e internacionales en las elecciones municipales en Nicaragua y achacó a la falta de transparencia las “fuertes críticas”.
La “no acreditación” de observadores “hace difícil la evaluación de la regularidad del escrutinio”, indica la presidencia francesa en un comunicado.
“La UE continuará siguiendo esta situación con la mayor atención”, indica un despacho procedente de París.
La Policía Nacional de Nicaragua, a su vez, desplegó a fuerzas especiales antidisturbios por diferentes puntos de Managua ante amenazas de escalada de violencia entre sandinistas y liberales que se disputan el triunfo de los comicios municipales celebrados el pasado domingo.
Vilma Reyes, portavoz de la Policía Nacional, dijo a Acan-Efe que fuerzas del orden han sido desplegadas en puntos donde se concentra mayor cantidad de gente protestando y también en sedes de diferentes medios de comunicación.
La portavoz policial señaló que han reforzado la seguridad en la Radio Ya, afín al Gobierno de Daniel Ortega; en el Canal 2 de la televisión local y los periódicos La Prensa y El Nuevo Diario de Managua, críticos con el Ejecutivo nicaragüense.
La fuente agregó que el despliegue de fuerzas antidisturbios en esos medios de comunicación es para brindar seguridad dado que la pasada madrugada fue agredido el periodista sandinista Nicolás Berríos, de la Radio Ya.
Durante la agresión contra Berríos, una camioneta propiedad de Radio Ya fue incendiada por los desconocidos en un céntrico sector de la capital nicaragüense.
La radio sandinista en sus emisiones de ayer ha culpado por esta agresión a los candidatos liberales a la alcaldía y la vicealcaldía de Managua, Eduardo Montealegre y Enrique Quiñonez, respectivamente.
Montealegre rechazó estos señalamientos, condenó la agresión al periodista y denunció un supuesto plan de Ortega para promover la violencia en Managua.
“Nicaragua ya está advertido que cualquier acto de violencia y cualquier cosa que nos pase es culpa de Daniel Ortega, por tanto cualquier acto de violencia que venga a partir de la tarde de hoy es culpa del Frente Sandinista”, dijo Montealegre, en rueda de prensa.
El sector de Metro Centro de Managua fue escenario esta tarde, hora local, de incidentes violentos donde grupos sandinistas que dijeron “defender el voto” incendiaron una camioneta y quebraron los vidrios de otro automóvil.
Estas personas afines al gobierno portaban morteros caseros, cuyo uso está prohibido por la ley, durante su demostración.
Según la policía, luego de la jornada electoral se han registrado cuatro heridos de bala, decenas de lesionados con piedras y garrotes y ningún fallecido, desmintiendo el balance de la oposición, que el lunes informó de dos muertos.
La alianza liberal opositora encabezada por el PLC informó ese día de dos fallecidos, que ayer reconocieron fueron solamente heridos de bala.
Robert Callahan, embajador de Estados Unidos en Managua, por su lado declaró ayer a periodistas que ha escuchado aseveraciones “creíbles” de que el día de las votaciones hubo muchos problemas.
“Tenemos entendido que algunas juntas receptoras de votos fueron cerradas temprano y que algunos fiscales de partidos de oposición fueron expulsados de las juntas receptoras de voto”, dijo el diplomático.

fm/lbb
Ver comentarios