Enviar
Con grandes portaaviones, helicópteros y aeronaves estadounidenses se combatirá el problema
Recrudece guerra contra narcotraficantes
Permiso para el arribo de contingente militar a suelo nacional causa reacciones encontradas
De ratificarse el acuerdo sería enviado a la Sala Constitucional

La posibilidad de que submarinos y embarcaciones con droga estén bordeando los litorales costarricenses, evadiendo los guardacostas nacionales, desató que Estados Unidos intensifique su patrullaje en alta mar.
Los norteamericanos solicitaron la utilización de grandes helicópteros, aviones y portaaviones dentro del territorio nacional para combatir el narcotráfico.
En el marco del acuerdo de cooperación de patrullaje conjunto que Costa Rica suscribió con esta nación, se autorizó la navegación en aguas locales del Caribe y Pacífico a 46 buques, algunos de ellos de hasta 272 metros y a más de 13 mil soldados durante lo que resta del año.
El contingente militar, también incluye 184 helicópteros, incluidos varios “Blackhawks”, diez aviones de guerra y dos submarinos de la marina estadounidense.
Si bien este convenio de patrullaje conjunto entró en vigor hace más de una década, el contingente militar norteamericano es cada vez más grande.
Durante el primer semestre del año solo se autorizó la navegación a 39 embarcaciones con poco más de 8 mil soldados, mientras que para los últimos seis meses del año, la cifra de soldados ascendió un 32%.
De igual forma, se permitió el ingreso de portaaviones con capacidad para albergar hasta 48 helicópteros y cinco aviones militares, los cuales antes no contaban con permiso para estar en aguas costarricenses.
La autorización otorgada por el Plenario levantó una serie de críticas por parte de diversos sectores que se oponen a operativos tan grandes en territorio nacional.
Principalmente, las bancadas de oposición en la Asamblea Legislativa se han manifestado en contra, al afirmar que dicho convenio infringe la soberanía y la Constitución Política.
Inicialmente, ayer Luis Fishman, subjefe de la Unidad Social Cristina (PUSC) y quien en 1998 apoyó este acuerdo, presentó una moción para revisar la votación que autoriza la navegación de este contingente, al considerar que viola la Carta Magna. No obstante, no contó con el apoyo de sus compañeros del plenario.
Ante ello, hoy presentará junto al resto de su bancada una acción de inconstitucionalidad ante la Sala IV.
“Costa Rica se está convirtiendo en la base marina de Estados Unidos más grande del mundo, lo cual es inconcebible. Además, los permisos se deben otorgar uno a uno, a sabiendas de lo que viene a hacer cada barco y no de la forma en que se hizo”, aseveró Fishman.
Otras fracciones consideran que es poco prudente el permiso, ya que es abrirles las puertas a las tropas del gigante del Norte para que se instalen en el país.
“La bancada en su totalidad está en contra del atraque y permanencia de los 46 barcos en territorio nacional, debido a la alta capacidad de fuego que tienen las embarcaciones. Además nos oponemos a que los soldados puedan ingresar a territorio firme con su uniforme, sin estar bajo la jurisprudencia nacional”, dijo Carmen Muñoz, diputada de Acción Ciudadana.
Asimismo, la oposición pedirá cuentas a José María Tijerino, ministro de Seguridad, sobre los alcances del convenio y el porqué Estados Unidos requiere un contingente tan grande.
Pese a los argumentos en contra, Liberación Nacional y el Movimiento Libertario defienden a capa y espada el aval que dieron, ya que consideran que no hay razones oscuras ni ilegalidades para oponerse.
“El combate al narcotráfico es precisamente el espíritu de estos convenios, que ayudan a ganar la lucha contra las drogas. Este acuerdo es el mismo que se viene aprobando desde 1998 y no hay razones para pensar en una intervención militar, pues es solo parte de la guerra contra el narcotráfico”, afirmó Viviana Martín, jefa de fracción de Liberación.
Además, Laura Chinchilla, presidenta de la República dijo el fin de semana que Tijerino en su momento saldrá a responder a todos los cuestionamientos que se han suscitado.
Con las tropas autorizadas para navegar en aguas costarricenses durante el primer semestre se decomisaron 12 toneladas métricas de cocaína, lo que demuestra como Costa Rica se ha transformado en punto estratégico de trasiego de droga entre América del Sur y del Norteamérica.

Natasha Cambronero
[email protected]
Colaboró con la información el periodista Esteban Arrieta
Ver comentarios