Enviar
Viernes 4 Septiembre, 2015

Como uno de los miembros fundadores y el primer país en firmar la Carta de la ONU, China siempre aboga por la paz y la defiende con firmeza
 

Recordar la historia para abrir nuevos horizontes


Este año se celebra el 70 aniversario de la victoria de la guerra antifascista mundial y de la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Invasión Japonesa. El próximo 3 de septiembre, China organizará actividades conmemorativas, incluido un desfile militar, con el único fin de tener presente la historia, honrar a los mártires, apreciar la paz y abrir nuevos horizontes.
La II Guerra Mundial, que arrastró a más de 60 países, ha sido la historia más negra del ser humano. Gracias a luchas arduas de países amantes de la paz, la justicia americana contra el entonces Imperio de Japón, venció a la infamia. Costa Rica fue el primer país en declarar la guerra a las Potencias del Eje inmediatamente después del ataque japonés a Pearl Harbor.
La Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Invasión Japonesa es parte indispensable de la guerra antifascista mundial. El Presidente Mao Zedong indicó, “La Gran Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Invasión Japonesa no es asunto solo de China y del Oriente, sino también del mundo”. Siendo el principal campo de batalla oriental, China fue el primero en ser invadido y resistió la invasión por más tiempo con mayores pérdidas. Unos 35 millones de chinos entre militares y civiles perdieron la vida o resultaron heridos. Calculadas según el tipo de cambio de 1937, las pérdidas económicas del país sumaron 600 mil millones de dólares. Fue en el campo chino donde se inmovilizó la fuerza principal del militarismo japonés, desempeñando un papel relevante en su derrota definitiva, aportando una contribución insoslayable para doblegar a la fuerza fascista mundial y restaurar la paz. Con razón el Presidente Franklin Roosevelt, en su informe de Gobierno al congreso en 1945, aseveró “Nor can we forget how, for more than seven long years, the Chinese people have been sustaining the barbarous attacks of the Japanese and containing large enemy forces on the vast areas of the Asiatic mainland. In the future we must never forget the lesson that we have learned”.
Cervantes describió la historia como testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, y advertencia de lo por venir. Rememorar la historia no es para prolongar la hostilidad, sino tomarla como un espejo y mirar hacia el futuro, llamando la aspiración por la paz perseverante tan difícilmente lograda, evitando la resurgencia del fascismo y militarismo y la reaparición de la tragedia histórica.
No será tolerada de ninguna manera cualquier acción o palabra que intente suavizar, negar e incluso maquillar o distorsionar la historia de invasión.
Como uno de los miembros fundadores y el primer país en firmar la Carta de la ONU, China siempre aboga por la paz y la defiende con firmeza. Ha enviado más personal de mantenimiento de la paz en el marco de la ONU, con más de 3.000 personas dedicadas a esa labor por el mundo hoy por hoy.
China seguirá el camino de desarrollo pacífico, izando la bandera de la paz, el desarrollo, la cooperación y la ganancia compartida e impulsando y salvaguardando la paz y la justicia mundial. Está dispuesta a trabajar de la mano con toda la comunidad internacional para construir nuevas relaciones internacionales cuyo eje central es la cooperación y la ganancia compartida, y una comunidad de destino compartido, a fin de crear un mejor futuro caracterizado por una paz duradera y una prosperidad común en beneficio de todos los pueblos del mundo.

Song Yanbin

 

Embajador de China en Costa Rica