Enviar
Recomendaciones certeras


En un informe que dio a conocer ayer LA REPUBLICA, la Contraloría aborda un tema clave para la seguridad ciudadana como lo es la administración del recurso humano con que cuenta la Fuerza Pública.
Un aspecto en el que las autoridades están flaqueando en momentos en que la realidad del país demanda una custodia más eficiente por parte de las fuerzas policiales hacia los ciudadanos.
Entre otras cosas, el análisis encontró debilidades en el Ministerio de Seguridad Pública que no le permiten garantizar a cabalidad que la asignación, distribución y aprovechamiento del personal destinado a seguridad ciudadana se realicen de manera idónea.
Por ejemplo, alerta sobre la falta de aplicación de un método formal para estimar la cantidad de policías que se deben asignar a las direcciones regionales y a sus respectivas delegaciones.
El estudio va más allá y se refiere a un modelo establecido en 2002 denominado “Cálculo del índice de seguridad de las personas”, que procura realizar la asignación de grados policiales de cada dependencia de la Fuerza Pública, sin embargo, el órgano contralor considera que la instancia responsable de aplicar y actualizar ese sistema no cumplió con esas funciones.
La indefinición existente en cuanto a los roles de servicio que deben adoptarse para brindar la seguridad ciudadana, es otra de las flaquezas que repercuten en la adecuada y tan necesaria presencia policial en la calles.
Por ejemplo un 6% de los 7.447 funcionarios en plaza policial realiza funciones administrativas, según datos suministrados por las mismas dependencias de la Fuerza Pública.
Finalmente el estudio, que abarcó las acciones realizadas por la administración en el primer semestre de 2007 y que entró en detalles en los casos necesarios, recomendó mejorar la coordinación entre las direcciones General de la Fuerza Pública y de Recursos Humanos con el fin de determinar previamente el reclutamiento, selección y asignación policial según las necesidades de cada región.
Sugerencias de las que hoy hace eco LA REPUBLICA considerando que la inseguridad ciudadana es la principal preocupación de los costarricenses y que debe solucionarse cuanto antes.
Una policía más competitiva y mejor administrada sin duda alguna se reflejará en las calles y en las historias de delincuencia que a diario ocurren en este país.
Ver comentarios