Rechazado contrato para telefonía 3-G
Enviar
Rechazado contrato para telefonía 3-G

• Documento no cumple los requisitos para arrendamiento del servicio


Eduardo Baldares
[email protected]

Aunque se pretendía introducir al mercado 1,5 millones de líneas celulares de tercera generación (3-G) a partir del primer trimestre de 2009, el proyecto se topó con una piedra en el camino que lo atrasará por más tiempo.
La Contraloría General de la República rechazó el contrato entre el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), mediante el cual se arrendaba la red telefónica de alta tecnología.

“Efectivamente, emitimos un oficio en el que se devolvió sin refrendo al ICE el contrato con el BCIE”, corroboró Carlos Arguedas, gerente de la división de Contratación Administrativa de la Contraloría.
El contrato venía montado a partir de un esquema de arrendamiento operativo, pero “el clausulado no cumplía con las características de un funcionamiento de esa naturaleza, en cuanto a aspectos como definición del objeto, precio y riesgos. El ICE debería analizar para corregir o rep
lantear, ojalá a la mayor brevedad, porque entendemos que es un tema de trascendencia para el país y tiene solución”, adujo el funcionario.
A su juicio no quedó claro cómo el arrendamiento de los equipos iba a funcionar en este esquema, pues sería una especie de subarrendamiento del BCIE, “y consideramos que en este tipo de proyectos tan relevantes tiene que quedar claro con qué recursos y cómo se asumiría su puesta en marcha”.
Se intentó tener una versión oficial del ICE, pero ni el vocero Elberth Durán ni el subgerente de Telecomunicaciones, Claudio Bermúdez, atendieron las llamadas.

Si se subsanan las deficiencias y la Contraloría aprueba un nuevo contrato, el BCIE se encargará de contratar a una empresa para instalar la nueva red de tecnología de tercera generación.
Así las cosas, un primer grupo de 700 mil líneas podría funcionar, inicialmente se suponía que a principios de 2009, y las restantes serían entregadas en los siguientes ocho meses.
El año pasado se anunció que las conexiones estarían listas en 2008, pero el proyecto se atrasó.
De acuerdo con la primera versión del contrato, el BCIE financiaría el proyecto con un crédito de $225 millones.
Las nuevas conexiones de tercera generación proporcionarían una mayor capacidad para acceder a Internet, hacer videollamadas y enviar archivos como fotografías o correos electrónicos.



Ver comentarios