Enviar
Sindicato portuario pidió $500 mil de indemnización para cada trabajador

Rechazada contraoferta de muelleros

• Ministro Vargas dijo que es una suma “absurda” y “fuera de proporción”
• Exportadores reclaman por cambios urgentes en puertos

Danny Canales y Ernesto Villalobos
[email protected]
[email protected]

La contraoferta planteada por los trabajadores de los puertos del Caribe fue descalificada por el Gobierno.
El viernes y tras una asamblea celebrada en Limón, los 998 muelleros que asistieron al acto acordaron pedir $500 mil de indemnización para cada uno de los 1.400 empleados.
La petición de los caribeños representaría una erogación de $700 millones para el Poder Ejecutivo.
Para el Gobierno esa suma es “absurda” y “fuera de proporción”, según dijo Marco Vargas, ministro de Coordinación Interinstitucional.
El jerarca dijo que la propuesta sindical es un “irrespeto a la inteligencia de los costarricenses” y “un ataque al corazón de Japdeva y de los limonenses, quienes siguen esperando que la institución aporte lo que realmente le corresponde al desarrollo de la provincia”.
La diferencia económica con los trabajadores no detendrá las pretensiones del Gobierno de dar el muelle del Caribe en concesión. En ese sentido, el Poder Ejecutivo adelantó ayer que continuará preparando los carteles de licitación de abrir en un futuro la recepción de ofertas de empresas interesadas en invertir y operar esos muelles.
La intención del Poder Ejecutivo es entregar los puertos a una empresa privada para que invierta —se habla preliminarmente de unos $800 millones— en la ampliación y compra de equipo para agilizar su desempeño y poder competir con los puertos más grandes del Caribe.
El Gobierno había ofrecido distribuir $80 millones entre los muelleros, como indemnización y un plan de prejubilación.
Sobre esa oferta, Vargas dijo ayer que espera que el sindicato portuario analice “con tranquilidad” la oferta gubernamental la cual “fue hecha con seriedad y con fundamento técnico” y pidió que si se realiza una contrapropuesta “sea en términos lógicos y razonables".
No obstante, los caribeños consideran que los $80 millones ofrecidos es una suma muy baja, al considerar que a cada trabajador le correspondería un monto semejante al que se pagó a cada muellero de Caldera, lo cual es desproporcionado si se toma en cuenta que en Limón se maneja el 80% de la carga del país y en el Pacífico el 20%, dijo Ronaldo Blear, representante de los trabajadores del Caribe.
Entretanto, el sector exportador urgió al gobierno para que se modernicen los puertos nacionales.
De lo contrario, el país comenzará a sufrir las consecuencias de quedar rezagado en el plano internacional comercial.
“El Gobierno tiene desde hace meses la propuesta, con cifras de costos y otros detalles, para el equipamiento de los puertos; eso debe hacerse ya”, enfatizó Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).
En este momento el costo de exportación de un contenedor de 40 pies en El Salvador es de $540. En Costa Rica, el mismo proceso cuesta $660.
“Sin importar que sea privado o del Gobierno, los puertos no pueden quedar en manos de un solo ente; ¿necesitamos más ejemplos que lo que sucede en Limón?”, insistió Araya.
Por su lado, el Gobierno sostiene su posición de llevar a cabo la modernización integral de los puertos, dentro de un modelo de gestión diferente.
“El Gobierno, profundamente convencido de los beneficios que traerá el programa, continuará con la preparación de los carteles de licitación para invitar internacionalmente a participar en la construcción y concesión de las nuevas instalaciones”, argumentó Vargas.




Ver comentarios