Enviar
Houston Airport System acordó asumir inversión inicial mientras bancos aprueban crédito
Recesión no detendría reinicio de obras del Juan Santamaría

• Conclusión de terminal, salas de abordaje y área de migración tendrían prioridad
• Arranque de trabajos de modernización podría darse en dos meses tras arreglo para traspaso de contrato

Danny Canales
[email protected]

Finalmente todas las partes involucradas en la negociación del traspaso de las acciones del proyecto para modernizar el Juan Santamaría se pusieron de acuerdo.
Luego de más de cuatro meses de negociaciones los socios de Alterra y los representantes de los bancos acreedores y de la empresa Houston Airport System Development Corporation (HASDC) hallaron la fórmula para que esta última empresa asuma la ampliación del aeropuerto, tras el fracaso de Alterra al frente de la obra.
Entre los compromisos asumidos por HASDC está terminar el aeropuerto 12 meses después de que asuma operaciones.
Además, para agilizar los trabajos la empresa de capital brasileño-norteamericano acordó realizar una inversión inicial de más de $30 millones con fondos propios para arrancar la construcción pendiente apenas le den la orden de inicio.
Así la compañía no dependería de la aprobación del crédito por parte de los bancos para volver a poner a funcionar la maquinaria, sino que construirá al mismo tiempo que negocia con los bancos el préstamo.
Con la medida la empresa, que además opera tres aeropuertos en Houston y otro en Suramérica, toma sus previsiones ante el sigilo que han mostrado los bancos para otorgar créditos como consecuencia de la crisis financiera mundial.
El monto que requerirá HASDC para comprar las acciones de Alterra y realizar las dos primeras fases del aeropuerto es de $140 millones.
De esa suma los bancos aportarían unos $100 millones, según han dicho los representantes de la empresa que busca adquirir el Juan Santamaría.
J.P. Morgan y el Banco Centroamericano de Integración Económica son las entidades financieras que ofrecieron los recursos para ampliar el principal aeropuerto costarricense.
La legalidad del traspaso del contrato aeroportuario a otra empresa había sido certificada por la Contraloría General de la República el 6 de octubre anterior.
Ahora, para que el recién logrado acuerdo del traspaso del proyecto de ampliación del aeropuerto se consolide, solo falta que los representantes de las tres partes involucradas firmen el documento negociado.
La firma tomará algunos días dado que las personas que deberán ratificar el documento están asentadas en Brasil, Estados Unidos, Londres y Costa Rica, comentó Adolfo Lobo, fiscalizador general del contrato aeroportuario.
Una vez formalizado el arreglo, que se espera se dé en las próximas dos semanas, lo que viene es que Alterra le presente al Gobierno un plan que especifique la forma en que se financiará el proyecto en adelante.
La principal variante que se hará será ampliar en cinco años el contrato, pues ese es el plazo en que la empresa recuperará lo invertido y pagará las deudas asumidas, de acuerdo con Karla González, titular de Obras Públicas y Transportes.
El documento deberá ser remitido posteriormente por el Consejo Técnico de Aviación Civil a la Contraloría, para su estudio y refrendo.
Si todo sale a pedir de boca, la proyecciones de Lobo apuntan a que los trabajos podrían arrancar en el primer cuatrimestre del año.
Es decir, en vista de que estamos en febrero, y si las palabras del fiscalizador son proféticas, en unos dos meses se reanudarían los trabajos en el aeropuerto.
Las dos primeras fases del contrato contemplan la construcción del puente de embarque número nueve, la instalación de cinco mangas de abordaje en cinco puentes, la habilitación de 24 puestos para el servicio de migración y aumentar el espacio para salida de pasajeros del país.
Por su parte, se ampliará la zona comercial y se construirán 7 mil metros cuadrados de salas de abordaje.

Para las fases siguientes se tiene estimado ampliar las salas de rodaje hacia el oeste de la terminal y mejoras en la calle de rodaje y pista.
Los socios de Alterra gestionaron el traspaso del contrato para modernizar las instalaciones del Juan Santamaría, al enfrentar problemas financieros para terminar las obras y pagar los
$90 millones que le prestó la Corporación Financiera Internacional.
Como consecuencia del problema económico que afectó al actual operador del aeropuerto, los trabajos suman cuatro años y ocho meses de atraso, con la gravedad de que la construcción está detenida desde enero de 2008.
La razón de la suspensión de los trabajos fue que los bancos, liderados por la Corporación Financiera Internacional, acordaron no girar más dinero para obras por el riesgo de que Alterra no pudiera pagarles, por el presunto hueco financiero que enfrentaba el plan aeroportuario.
Alterra asumió el aeropuerto en mayo de 2001, al adquirir las acciones del proyecto a la empresa Airport Group International (AGI), luego de que este se negara a firmar el contrato al perder interés por el proyecto.

Ver comentarios