Enviar
Proyectos habitacionales y turísticos podrían impulsar la merma en las estadísticas
Recesión enfriaría construcción para 2009

• La búsqueda de nuevos nichos de mercado o incursión en obras públicas contribuirían a reactivar algunas empresas
• Constructores miran como urgente la aprobación del proyecto para la capitalización de los bancos del Estado

Karen Retana
[email protected]

Aunque las esperanzas no se pierden, en el sector construcción saben que la actividad se desacelerará el próximo año.
El endurecimiento de las condiciones crediticias a nivel general es el principal obstáculo que enfrenta el sector, lo que incluso se ha traducido en que algunos proyectos, principalmente en zonas costeras, se han visto imposibilitados a seguir con sus obras.
Las previsiones no son optimistas debido a que la recesión se acentuaría más para el próximo año, incidiendo en las nuevas inversiones inmobiliarias.
“Es difícil pronosticar la condición del sector en este momento debido a la incertidumbre sobre la condición económica de Costa Rica. Sin embargo, proyectamos una disminución especialmente en el sector inmobiliario y turístico”, sostuvo Irene Campos, presidenta del Instituto del Concreto y el Cemento.
Hay quienes consideran a su vez que la desaceleración que experimentaría esta industria sería una oportunidad para planear mejor los desarrollos inmobiliarios, comentó Jaime Molina, presidente de la Cámara de la Construcción y propietario de una firma constructora.
En su empresa algunos proyectos se mantendrán a la espera de continuar obras hasta que no se presente un panorama más claro de la economía. Esto principalmente porque no vislumbran señales de mejoras en la flexibilización crediticia.
Esta opinión es compartida en el Consejo de Desarrollo Inmobiliario, agrupación que prevé un año difícil, pero a la vez manifiestan que el país se encuentra en una posición de estabilidad económica y finanzas sanas para enfrentar lo que viene.
Una de las alternativas para reactivar al sector dependerá de la puesta en vigor del proyecto para la capitalización de los bancos del Estado para mantener el crédito.
A ello se suma la inversión del Gobierno en obra pública, la cual permitirá a algunas constructoras que están siendo afectadas por la crisis apostar hacia otros nichos de mercado.
“El Gobierno debería empezar a utilizar sus recursos en nuevas obras lo cual contribuiría a dinamizar algunas empresas y variar su línea de trabajo”, comentó Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).
La mejora dependería de la velocidad con que el sector busque nuevos mercados meta, de acuerdo con algunos economistas.
“Una opción es concretar otros nichos de mercado donde puedan atraer otro tipo de compradores. Ya que actualmente con la crisis las posibilidades de apalancamiento se han limitado de forma drástica y esta situación se escapa de las manos del Gobierno”, comentó Renzo Céspedes, economista.
Otro aspecto que podría repercutir favorablemente en el sector es el precio bajo del petróleo ya que este insumo incide directamente en los costos de algunos materiales de la construcción.
“Si se mantiene a $43 es posible que algunos materiales bajen”, agregó Vargas.
A octubre de este año insumos como diversos tipos de varilla y el bloque de cemento han experimentado incrementos de hasta un 50%. Sin embargo, el producto que más incrementó fue el asfalto en un 122%, de acuerdo con las estadísticas de la Cámara de la Construcción.

Ver comentarios