Enviar

Recargar energía sin irse de vacaciones

Ya falta poco para el fin de año, lo que baja los ánimos de algunos por las ansias de tomarse un merecido descanso
Se acerca diciembre y con esto las vacaciones, pero para muchos la espera se hace larga y las ansias crecen, lo que puede descargar las baterías antes de tiempo.
Hay quienes tienden a preocuparse por dejar todo el trabajo listo, lo que genera tensión y un desgaste, parte del síndrome prevacacional.
Este estrés hace que no se disfruten ni los últimos días de trabajo, ni los primeros días libres, por eso es importante que aprenda a “vacacionar” en la oficina sin necesidad de dejar de trabajar.
Entre las recomendaciones está tomar diez respiraciones profundas cada hora.
“Cuando inhale, imagínese los músculos recibiendo oxígeno. Cuando exhale, visualice la tensión saliendo de su cuerpo”, recomendó Ileanah Carazo, de Keshet Holistic Studies Institute.
Otro consejo es que se levante de su silla y se estire cada dos horas, agáchese y toque la punta de los pies. Estire los brazos, mueva el cuello, haga que todo su cuerpo se estire. “Ejercítese, cinco minutos saltando o corriendo en el tiempo libre, harán maravillas para relajarle y llenarle de energía”, agregó Carazo.
Si por el tipo de trabajo que desempeña no puede tomar vacaciones en esta época, es básico e imprescindible que tenga una rutina adecuada que le permita mantener el balance.
Por ejemplo, tome una hora diaria para relajarse, puede ser con un masaje, caminar, leer una revista, o cualquier otra actividad que le agrade.
Utilice los fines de semana de manera inteligente, en lugar de continuar trabajando, desconéctese de la computadora, y dedíquese a hacer cosas que le gusten y con las personas que ama.
“Recuerde que el trabajo no dura para siempre, que la salud y la familia siempre deben ser la prioridad”, agregó.
Cuando pueda tomar su tiempo libre recuerde planificar y organizar las tareas pendientes, haga una lista y vaya tachando los asuntos que va realizando, recomienda el sitio quecursar.com
Otra opción es que delegue lo que no se puede posponer, así no recibirá llamadas incómodas.
Y si es necesario, reúnase con su equipo antes de sus vacaciones para que deje todo claro y controlado.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios