Enviar
Rebeldes libios recibirán fondos

Cerca de seis meses después del comienzo de la operación aliada contra el régimen de Muamar al Gadafi, la comunidad internacional se unió ayer en torno al Consejo Nacional libio de Transición (CNT) para ayudarle a emprender con sus propios medios la reconstrucción del país.
Delegaciones de sesenta países y organizaciones internacionales, que incluyeron a naciones opuestas o con reticencias en el pasado a la intervención militar, mostraron ayer un frente común que comenzó con el anuncio de devolverle al país los bienes bloqueados por la resolución del Consejo de Naciones Unidas.
De manera "inmediata", según dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se van a poder descongelar $15 mil millones, pero todos los participantes estuvieron de acuerdo en poner a disposición de las autoridades rebeldes, "lo antes posible", el resto de bienes intervenidos o bloqueados en el extranjero, cuya cuantía total se estima en $50 mil millones.
No se dio por hecho que el combate en el país ha terminado, pero se consideró, según la declaración final, que "la caída de Gadafi es certera", y que hasta que el líder libio siga siendo una amenaza para la población, la OTAN mantendrá los bombardeos.
Y aunque persistan focos de resistencia, "una nueva fase se está abriendo", añadieron, y en la misma, les corresponde a los libios decidir su futuro y el del dictador una vez que sea localizado, si bien la ONU "jugará un papel central para coordinar los esfuerzos internacionales en apoyo de la transición política y de la reconstrucción".
Sarkozy y el primer ministro británico, David Cameron, impulsores de este encuentro y copresidentes del mismo, estuvieron flanqueados en la presentación de las conclusiones por el presidente del CNT, Mustafa Abdelyalil, por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y por el emir de Qatar, Cheij Hamad Bin Jalifa Al Thani.
"La población libia ha demostrado a todo el mundo que quería democracia y libertad, y que es un pueblo musulmán que respeta todos los compromisos", subrayó Abdelyalil, que consideró el respeto del derecho y de la Justicia "extremadamente importante" en esta nueva etapa.
Evitar las represalias fue una de las necesidades subrayadas no solo por esos interlocutores, sino también por otros como la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, según la cual la mejor manera de ayudar al país a emprender la transición hacia la democracia es lograr la reconciliación con las fuerzas de Gadafi.
Por su parte, el coronel libio Muamar el Gadafi ha llamado a sus seguidores a prepararse para resistir y hacer frente a "una guerra prolongada", en un nuevo mensaje difundido por el canal de televisión sirio "Al Rai".
En la grabación, en la que conmemora el 42 aniversario de su acceso al poder tras la revolución que derrocó al monarca Idris, Gadafi insta también a los "países agresores" (en referencia a la OTAN) a "entenderse con la legalidad".
"Vuestra resistencia debe aumentar día a día. Preparaos para una guerra de guerrillas y guerra urbana, y propagad una resistencia popular a lo largo y ancho de Libia"", dijo el ex líder libio, que permanece en paradero desconocido.
Se trata del segundo mensaje emitido por Gadafi en apenas unas horas, y el quinto desde que Trípoli, la capital libia, cayó en manos de los rebeldes.
Gadafi agregó que en los últimos 42 años Libia ha vivido la "libertad y la prosperidad", pero que ahora la OTAN ha destruido la "modernas infraestructuras".
Según el dictador, las "fuerzas colonialistas" tratan de esquilmar los recursos naturales de Libia, principalmente el petróleo y las fuentes de agua.
"Desean devolver a Libia a lo que fue antes de la revolución, que todos los recursos queden en sus manos, pero preferimos la muerte antes que eso", insistió Gadafi.
Asimismo, aludió a la ciudad de Sirte, uno de los últimos baluartes que siguen en manos de los gadafistas, que "con los últimos bombardeos ha recuperado su prestigio como capital de la resistencia".
Gadafi considera que su país ha sido "víctima de una injusticia, ya que han atacado escuelas, hospitales, y carreteras".
En las últimas horas han continuado las deserciones del bando gadafista, como la de su último primer ministro, Mahmudi El Baghdadi, quien hizo público su respaldo a "la revolución libia".

París y El Cairo
EFE
Ver comentarios