Real Madrid arranca tibio
Cristiano Ronaldo no falló en su cita con el gol y cuando se acababa el partido logró batir al arquero Juan Carlos. Gerard Julien-AFP/La República
Enviar

Real Madrid arranca tibio

Y el Atlético dejó sus primeros dos puntos en el camino

Un cabezazo del francés Karim Benzema y un disparo lejano final del portugués Cristiano Ronaldo rescataron a un Real Madrid apático, faltó de intensidad, que fue silbado por la afición del Santiago Bernabéu, para vencer con sufrimiento a un recién ascendido como el Córdoba (2-0), que buscó el empate con descaro.
Más opaco estreno tuvo su vecino el Atlético de Madrid al empatar en Vallecas (0-0) frente al Rayo, en un partido que dominó en la primera parte con tres ocasiones muy claras del croata Mario Mandzukic, pero que en la segunda se vio superado por el cuadro local.
Las dudas sobrevuelan los dos equipos de la capital española. El Real anda extraño, alejado de la imagen imponente que dejó en gran parte de sus partidos en el Santiago Bernabéu la pasada campaña. Recibió al Córdoba tras un solo triunfo de siete partidos de pretemporada. Jugando a un ritmo bajo, sin apenas desequilibrio, añorando la figura de su agitador número uno, Ángel Di María, traspasado en una buena operación económica pero sin argumentos a su favor en lo deportivo.
Poca movilidad, pases al pie, sin desmarques de ruptura y sin nadie que rompa líneas del rival con pases precisos al espacio. Así comienza un Real Madrid desconocido.
El italiano Carlo Ancelotti, técnico madridista, se dio cuenta de que el alemán Toni Kroos brilla como capitán al mando del barco. Le quitó de su lado a Xabi Alonso, que juega a otro ritmo.
Con Cristiano y el galés Gareth Bale intocables más Benzema con la confianza ciega de Ancelotti. Respondió con un tanto el francés para sacar al Real Madrid del apuro en el primer acto. Cuatro meses después el nueve vio puerta con un testarazo a la escuadra a un córner de Kroos.
Para el complemento, los blancos fueron aún más grises. Casillas intervino a disparo de Matos y el nerviosismo ya se había instalado en el Bernabéu. Se comenzaban a escuchar silbidos cuando James sacó un zurdazo que sacó Juan Carlos.
Tras un gol anulado al Córdoba por fuera de juego y otro a Cristiano por la misma razón, el portugués no se quedó tranquilo y acabó ampliando un triunfo sin brillo con un disparo lejano en el último suspiro.
Por su parte, el campeón defensor, el Atlético, tuvo un estreno opaco. El técnico argentino del Atlético, Diego Simeone, en una cabina de prensa al estar sancionado pudo presenciar cómo su equipo, pese a gozar de las mejores ocasiones para adelantarse en la primera parte, fue incapaz de marcar.
El Rayo sufrió mucho en defensa para frenar las acometidas de los atléticos, que entre los minutos 25 y 27 encadenaron tres ocasiones muy claras de gol, todas ellas en las botas de Mandzukic.
Pero para el complemento el guion cambió y el Rayo, viendo que al Atlético parecían faltarle las ideas, demostró valentía, adelantó unos metros sus líneas y ofreció otro tipo de variante en ataque con la entrada de Manucho. De hecho, el angoleño pudo adelantar a su equipo con un remate cruzado de cabeza, a los 71 minutos, que despejó con muchos apuros Moyá.
Al final el cero colgó en lo alto del tablero y el Atlético dejó dos puntos en el camino.

Madrid/EFE



Ver comentarios