Reactivación de WalMart en México peligra debido a pobreza
Enviar

Reactivación de WalMart en México peligra debido a pobreza


Justo cuando el sector de consumo en México comienza a emerger del estancamiento de la recesión de 2009, un nuevo informe gubernamental sugiere que la base de la recuperación se encuentra en un suelo movedizo.
Otros 2 millones de mexicanos pasaron a ser pobres desde 2012, llevando un indicador de pobreza hasta un máximo en 14 años, dijo el consejo de evaluación de la política social de México.
Los datos ponen en evidencia los problemas que enfrenta el presidente Enrique Peña Nieto para cumplir con las promesas de campaña de sacar a millones de la pobreza y ampliar la clase media.
El informe también lleva a preguntarse si los aumentos del gasto en consumo del primer semestre tuvieron más que ver con erogaciones del gobierno para las elecciones de mitad de mandato y una comparación favorable con 2014, cuando los nuevos impuestos sobre las ventas llegaron a los compradores, y menos con una recuperación sustentable. Es probable que a las recuperaciones en empresas como Wal-Mart de México SAB y Kimberly Clark de México SAB no les quede demasiado combustible.
“La pobreza en alza plantea un riesgo para todos los comerciantes minoristas”, dijo Giselle Mojica, analista en Monex Casa de Bolsa.
Coneval, el consejo de evaluación de la política social, lleva a cabo un estudio sobre la pobreza cada dos años. En base a los ingresos exclusivamente, la pobreza trepó desde 43% en 2006 hasta 53%, el nivel más alto desde 2000.

Dirección equivocada
En una medición más amplia, que tiene en cuenta el acceso a servicios básicos como la educación, las cifras son más bajas pero de todos modos apuntan en la dirección equivocada.
En 2014, 46% de los mexicanos, es decir 55,3 millones de personas, cayeron por debajo de esa versión de la línea de pobreza, en comparación con 44% desde 2008.
El ingreso familiar medio en México cayó 3,5%  en términos reales desde 2012 hasta 2014, según Coneval. Ese es uno de los signos del estancamiento del salario en México que presionó a los diseñadores de políticas a nombrar en septiembre una comisión para estudiar el salario mínimo.
El grupo todavía no ha decidido si subirlo desde 70,10 pesos por día en Ciudad de México. El nivel cayó 70%  en las últimas cuatro décadas ajustado por inflación, según Bank of America.
“La migración negativa neta desde México hacia los Estados Unidos está desbordando el mercado de trabajo y el bajo crecimiento económico está afectando las posibilidades de dar cabida a esos trabajadores para poder reducir la pobreza”, aseguró Pía Orrenius, economista en el Banco de la Reserva Federal de Dallas.

Bloomberg



Ver comentarios