Reacción del mercado inquieta a Yellen
Enviar

Reacción del mercado inquieta a Yellen

Incertidumbre ante posible aumento de tasas preocupa en la FED


El temor a una nueva reacción exagerada inquieta a Janet Yellen en momentos en que la Reserva Federal de los Estados Unidos sienta las bases para su primer aumento de las tasas de interés en casi una década.
La presidenta Yellen y sus colegas temen que los rendimientos de los bonos, que son de un bajo nivel casi sin precedentes, puedan subir una vez que la Fed empiece a elevar las tasas, según las minutas de la reunión de abril que se dieron a conocer esta semana. Posibles mayores costos de todo, desde hipotecas hasta préstamos automotores, podrían poner en peligro la frágil recuperación económica.

Yellen ya ha visto esa película antes. En 2013, cuando el entonces presidente Ben S. Bernanke sugirió que la Fed podría empezar a reducir un programa de compra de bonos destinado a estimular la economía, los rendimientos de los bonos del Tesoro subieron. Una reedición podría llevar a la Fed a instrumentar un endurecimiento más gradual, dijo Gennadiy Goldberg, un estratega para los Estados Unidos de TD Securities USA LLC en Nueva York.

“Para ellos podría ser un gran motivo de preocupación, y tal vez no suban tan rápido ni tanto si se genera una situación de fuerte reacción”, dijo Goldberg. “No creo que eso vaya a cambiar el momento del primer aumento de tasas”, agregó, “pero sí el ritmo de los incrementos futuros”.

Los cambios en la estructura del mercado de bonos del Tesoro de los Estados Unidos podrían exagerar la reacción a un aumento de tasas, dijeron funcionarios de la Fed en la reunión del mes pasado. Los estrategas han mencionado la menor liquidez como agente catalítico de una mayor volatilidad.

Los economistas estiman que habrá un incremento en septiembre, según una encuesta de Bloomberg.

Cómo reaccionarán los mercados cuando por fin llegue el endurecimiento es motivo de preocupación para los funcionarios de la Fed, que han mantenido la tasa de fondos federales de referencia cerca de cero desde diciembre de 2008.

Las estimaciones de que la Fed seguirá instrumentando sus políticas de dinero fácil han contribuido a mantener bajos los rendimientos de los bonos del Tesoro. El pagaré a 10 años ha promediado 1,99% este año.

“Las autoridades han destacado los posibles riesgos relacionados con el bajo nivel de las primas a término”, o la compensación adicional que exigen los inversores por conservar los bonos a largo plazo. Los funcionarios destacaron que es posible que esos niveles “experimenten un marcado aumento, de forma similar al aumento observado en la primavera y el verano de 2013”, en el llamado “taper tantrum”.
En la reunión, los funcionarios dijeron que preparar a los mercados para un aumento de tasa podría moderar la reacción.

Bloomberg


Ver comentarios