Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Jueves 20 Agosto, 2009


La Ley de Licores debe ser reformada


Solo quienes tengan patente de licor pueden venderlo; solo quienes tienen capital pueden participar en las subastas de patentes. Como la ley restringe el número de patentes que puede haber en un distrito, luego los adjudicatarios lucran con la comercialización de la concesión de vender licor, que es la patente, ya sea alquilándola, ya sea vendiéndola.
Al limitar la oferta y permitir el lucro con la comercialización de la patente, se crea un régimen odioso que les permite a unos pocos lucrar por haberse colocado en una condición de privilegio auspiciada por el Estado.
Muchos adjudicatarios reditúan de la patente adquirida sin haber vendido una sola gota de esa agua que ataranta, hace olvidar las penas e intensifica las glorias, aunque solo sea momentáneamente.
¡Que la ley sea reformada para que lo pueda vender quien mejor lo sirva, al mejor precio y con la mejor boca y no quien más le pague a quien más puje en una subasta estructurada para limitar la oferta!

[email protected]

www.re-solucionesenliberia.blogspot.com