Enviar

“Rally” de mercados financieros globales


La economía global está apenas superando la mayor recesión de las últimas ocho décadas y, sin embargo, los mercados financieros han mostrado desde marzo de 2009 hasta el momento de escribir este comentario —inicios del mes—, uno de los desempeños positivos más impresionantes de la historia.
Este incremento en la valoración de los activos financieros alcanza un nivel global y diferentes clases de activos, destacando los mercados accionarios y los títulos crediticios de emisores de alto rendimiento.
Si bien es cierto, creemos que parte del incremento de los últimos siete meses en los precios de los activos financieros se justificó en bajas valoraciones observadas a mediados de marzo de este año, por otro lado creemos también que muy rápidamente los precios han vuelto a superar su niveles de equilibrio de largo plazo en muchos casos.
Las utilidades corporativas en el mundo desarrollado y en mercados emergentes pueden mejorar en los próximos meses, pero no creemos que el incremento sea suficiente para generar un rendimiento ajustado por riesgo atractivo para los inversionistas en acciones en el largo plazo a los precios actuales, con la excepción de algunos sectores económicos.
Por otra parte, los rendimientos de títulos de renta fija de emisores como gobiernos de países emergentes se han reducido significativamente, por lo que tampoco consideramos que sus niveles actuales compensen adecuadamente por el riesgo asumido, máxime en un entorno en que a nivel global las tasas de interés nominales se encuentran en sus puntos históricos más bajos.
Los sectores familiares de las regiones desarrolladas del mundo tenderán a mostrar durante los próximos años tasas de ahorro mayores a los que tenían acostumbrados mantener durante la historia reciente, por lo que creemos que el crecimiento en el consumo será cercano al crecimiento poblacional.
Las fuentes para un crecimiento productivo por encima del promedio están comprometidas, con niveles de inversión real menores a los de las últimas dos décadas, y con desempleo laboral por encima de lo que había sido normal hasta el momento.
Cada vez con más convicción nos parece que las políticas monetarias expansivas de estabilización de corto plazo, a la vez que parecen imprescindibles en lo inmediato, están en la etapa inicial de crear las condiciones propias de lo que se denomina una “burbuja” financiera.
Es imposible saber cuándo estas potenciales burbujas llegarán a su final, pero consideramos que quienes quieran aprovechar oportunidades de inversión en los mercados de capitales deberían ser cautelosos a los precios de valoración actuales, y aprender de las lecciones que la historia económica nos legó durante todo 2008 y el primer trimestre de 2009.

Rolando Saborío Jiménez
Economista
BCR Valores
[email protected]

Ver comentarios