Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Rafael Luna - Transparencia fiscal y gol

| Lunes 28 mayo, 2012




Transparencia fiscal y gol

Si Administración Tributaria está investigando las cuentas bancarias, lo podría hacer en completo secreto


Ahora que se cayó el Plan de Solidaridad Fiscal, el Gobierno busca acelerar el resto de proyectos relacionados, como el Proyecto de Transparencia Fiscal, que busca instrumentalizar los acuerdos bilaterales firmados por Costa Rica con múltiples países, para el efectivo intercambio de información de relevancia tributaria (incluida la bancaria) entre nuestra Administración Tributaria y las de otros países.
Esto posiblemente será el paso definitivo para que la OCDE considere que hemos dado los pasos necesarios para dejar de ser incluidos en las listas negras de paraísos fiscales o regímenes preferentes, las cuales afectan de forma directa la reputación e inversión extranjera en nuestro país.
No obstante, se incluye un componente adicional, un gol podría decirse, que faculta a nuestra Administración Tributaria para que solicite a los bancos toda la información de los cuentacorrentistas nacionales.
En este sentido existen dos aspectos criticables en el proyecto. El primero se refiere a que la Administración Tributaria podría realizar “investigaciones” de este tipo de cualquier contribuyente (o del país entero si gusta), aunque ni siquiera se le haya iniciado un proceso de fiscalización. Este tipo de “expediciones de pesca” no deberían ser permitidas en un Estado de Derecho.
Lo otro que resulta criticable es que si Administración está investigando las cuentas bancarias, lo pueda hacer en completo secreto, sin tener que advertir ni siquiera a los propios dueños de las cuentas que abran que le están revisando sus números.
El problema no es la revisión en sí, dado que cada quien responderá por sus actuaciones, el punto es por qué no se exige que la persona a la que se le está menoscabando su derecho a la intimidad se le advierta de tal situación.
Nunca es lo mismo tocar la puerta a alguien, que meterse por la ventana de la cocina mientras la persona está ausente. Dicha advertencia no impide en lo más mínimo la continuación de las investigaciones, y no hacerlo viola flagrantemente el derecho de defensa que nos asiste como ciudadanos.

Asesores Fiscales Corporativos
[email protected]