Enviar
Surf

“Quiero volver en grande”

Tras ganar el campeonato nacional, la surfista Lisbeth Vindas apunta a la corona latinoamericana

Luis F. Rojas
[email protected]

Sencilla, sonriente, simpática; tiene el sol estampado en su rostro y cómo no, si su trabajo es al aire libre, de cara al astro rey jineteando las olas que son el complemento ideal a su talento.
Esa es nuestra campeona nacional de surf, Lisbeth Vindas, que retornó a su cetro el sábado pasado luego de ganar el Circuito Nacional y ahora mira con ambición hacia el horizonte.
La cinco veces campeona cedió el título por un año.
Fue un año difícil para Lisbeth entre las fechas del circuito mundial, las nacionales, su matrimonio con el surfista Diego Naranjo y la competencia ante la excelente Natalie Bernold, sin lugar a dudas, la Lisbeth Vindas del futuro.
Pero esta temporada Vindas regresó agresiva y aunque no solo tuvo que lidiar con Natalie, sino con Laura Pecoraro, quien retornó, y muy bien, al surf, al final de cuentas la jacobeña impuso su talento y se adueñó de lo que siempre le ha pertenecido.
Vindas, quien cerró esta temporada un contrato muy bueno con su nuevo patrocinador Maxxx Energy, se prepara ahora para retornar al exterior y a competencias del circuito mundial y del Campeonato Latinoamericano (ALAS).
“Este año iré a algunas fechas, el otro a todas porque quiero ganar ese título para Costa Rica”, expresó Vindas, quien también poco a poco se irá insertando nuevamente en el Tour Mundial, para ir acumulando puntos.
“Ahora más que nunca siento que llegó el momento de lograr algo grande en el surf, estoy surfeando muy bien; creo que estoy en el mejor momento de mi carrera”, dijo la chica de 26 años de edad, que considera el contrato con Maxxx Energy, como una recompensa a tantos años de esfuerzo.
¿Esfuerzo? Sí, claro, porque si para un hombre resulta difícil, para una mujer mucho más; el surf definitivamente no es un trabajo fácil, según lo relata Lisbeth, quien se levanta a diario a las 5 a.m. a entrenar y debe lidiar con más de cinco tablas en sus viajes.
“Viajar con las tablas es caro e incómodo, pero hay que hacerlo porque son echas a la medida de cada persona; además, si vas con una y se te quiebra, estás fuera; debés jugártela de lo lindo en los aeropuertos, pero en fin es parte de mi trabajo, que es a la vez mi pasión y mi forma de vida”.
Ella se siente con fuerza para darle unos seis años más al surf competitivo. Después se ve como entrenadora, preparando surfistas para la etapa competitiva y ya se entrena para eso, porque junto con su esposo tiene una escuelita que entrena a principiantes e intermedios.
Lisbeth, que empezó a surfear a los 13 años de edad, en 1995, cuando solo había cuatro mujeres en este deporte, se satisface ahora de ver tanta muchacha participando. “Ahora hay hasta minigrommets femenino; ellas son quienes en unos años harán el reemplazo generacional y eso solo significa una cosa; el surf sigue creciendo”.


Limonense Miss Surf
Mientras Lisbeth Vindas dominaba las olas, la limonense Jetsie Hernández lo hizo en la pasarela y se coronó, el pasado sábado, reina del concurso Miss Surf Organic and Natural.
Esta joven, originaria de Puerto Viejo de Limón, se convierte en la primera reina de esa zona. El concurso se realizó el sábado por la noche en Playa Hermosa.
El abrebocas del concurso fue la presencia de las chicas Reef. Estas jóvenes fueron elegidas, de dos en dos, en cada una de las primeras seis fechas del Circuito, hasta completar las 12 que estuvieron en la final.
La ganadora obtuvo un premio de $1.000 en efectivo y quedó clasificada para la elección de la Chica Reef.
El campeón Open - masculino del Circuito fue Gilbert Brown; Junior, Carlos Muñoz y Natalie Bernold, y Longboard, Diego Naranjo, entre otros campeones de categorías.
Ver comentarios