Quieren remplazar su pasaporte por un smartphone
Los gobiernos de todo el mundo ya están tratando de poner a trabajar los teléfonos inteligentes, sin embargo, los usuarios a menudo deben descargar una aplicación de seguridad para el aeropuerto y otra diferente para replicar su licencia de conducir. Bloomberg/La República
Enviar

Un fabricante de pasaportes austriaco, con 200 años en el negocio, dice estar listo para poner los documentos de identidad vitales en uno de los dispositivos más personales: un smartphone.
Oesterreichische Staatsdruckerei Holding, con una antigüedad de más de 200 años, asegura que una aplicación que ha desarrollado puede, de manera segura, manejar todo tipo de datos personales, sustituyendo por completo los delicados y fáciles de extraviar documentos físicos.
Los gobiernos de todo el mundo ya están tratando de poner a trabajar los teléfonos inteligentes, sin embargo, los usuarios a menudo deben descargar una aplicación de seguridad para el aeropuerto y otra diferente para replicar su licencia de conducir. OeSD cree que su software puede manejar todas las identificaciones, y dice que si se vende este año, el sistema podría entrar en funcionamiento en el 2017.
“Todo se está moviendo hacia los smartphone”, dijo en entrevista LukasPraml, director ejecutivo de OeSD, a cargo de la innovación.
OeSD comenzó en 1804 como la imprenta del imperio austríaco.
Ahora en manos de empresarios austríacos, la firma se ha vuelto, gradualmente, más enfocada a la tecnología. Cuando se agregaron chips electrónicos a los pasaportes en el 2006, OeSD comenzó una transformación lejos de lo que Praml llama una “imprenta clásica”.
Comenzó a desarrollar aplicaciones móviles hace tres o cuatro años, y escribir códigos ocupa ahora una mayor parte de su negocio, dijo.
Esto acerca a la compañía, aún más, a los terrenos de Google y Apple, cuyo mayor enfoque en el comercio en línea está convirtiendo lentamente a las tarjetas de crédito en billeteras digitales.
Deshacerse de una identificación física, por otro lado, puede ser un problema “demasiado específico” de hacer frente para las grandes empresas, dijo Peter Parycek, profesor en derecho tecnológico y e-gobierno en la Donau-Universität en Krems, Austria.
Teniendo sólo a los gobiernos como clientes potenciales, resulta también más natural que una empresa cercana al estado sería proponga una cosa así, dijo.
El software austríaco, apodado “Mi App de identidad”, requiere dos dispositivos -uno para el usuario y otro para la persona que comprueba la identidad-, así como un registro central de datos de los ciudadanos.
Ninguna información personal se almacena de forma permanente en el dispositivo, sino que más bien se extrae de la nube pública, sólo cuando es necesario.
Los usuarios pueden elegir a qué tipo de información la otra persona puede tener acceso, es decir, el guardia de seguridad de la discoteca verá menos datos personales que un oficial de policía.
Otros están probando enfoques similares. El estado de Iowa, en los Estados Unidos comenzó, recientemente, a permitir a los empleados del Departamento de Transporte usar licencias de conducir en los smartphones.


 

 

Ver comentarios