Enviar
Sábado 9 Agosto, 2014

Donde hay compromiso por el trabajo habrá prosperidad, y cuando existan solidaridad y educación no habrá pobreza


¿Quién gobierna ?

Cuando los gobiernos entran al poder se fundamentan en un planeamiento lleno de promesas y de planes de acción que a todas luces vienen teñidos con la esperanza de muchos costarricenses que tienen la fe de que las cosas puedan cambiar.
Lo cierto del caso es que se realiza el cambio del gabinete y la cosa sigue igual y se comprende que “No es lo mismo verla venir que bailar con ella”. Pero que las cosas pueden cambiar en el país no solo es responsabilidad del gabinete, porque estoy convencido de que nuestro país debe caminar porque cada uno de los que lo componemos tiene la responsabilidad de hacerlo mejor y no solamente el presidente, es decir la dinámica productiva no puede detenerse.
Esto sin duda, quiere decir que una persona o un grupo no pueden hacer cambios donde los que deben cambiar no quieren cambiar. Costa Rica va a realizar un cambio cuando cada persona entienda que para que exista corrupción, debe haber corruptos y corruptores, donde hay compromiso por el trabajo y dedicación habrá prosperidad, y cuando existan solidaridad y educación no habrá pobreza. Hace unos días tuve una grata experiencia con un funcionario público porque estábamos coordinando un trabajo y entre una agenda complicada y saturada me expresó y resolvió el tiempo para poder realizar una visita desde San José hasta Guanacaste con las siguientes palabras: “estamos para que el país avance, hay que realizarlo”. Me llenó de mucha satisfacción poder percibir esa energía positiva y de amor a la patria por lo cual comprendí que si todas las personas pensáramos de esa manera las cosas cambiarían en este país.
Los privados y los públicos deben cumplir su rol sin socavar el interés de ninguno.
Sin embargo a veces las empresas privadas están buscando en forma permanente los intereses particulares y muchas veces los empresarios y cámaras privadas buscan desestabilizar el Estado en busca del negocio que les genere más ganancias sin importar a qué costo sea para la sociedad. Siempre el factor económico y social del empuje de una nación debe ser positivo lo cual se convierte en el balance adecuado que genera riqueza y mejor distribución. El empuje económico y social lo generan las personas desde los puestos de trabajo ejecutados por cada uno con mística y mejoramiento continuo y las empresas con el emprendimiento de cada una, gestionando y apoyando una visión empresarial y calidad de la sociedad.
Cuando lo privado y lo público interactúan en forma anormal y con la ética entredicha, es cuando se han provocado grandes problemas de transparencia en la función pública de un lado y del otro la corrupción de los empresariales y empleados.
Esta problemática no es responsabilidad total de la clase política y más bien se confabula la parte privada y muchos “vivillos” que quieren llenarse los bolsillos a costa del Estado. La esperanza se centra en la cultura que un pueblo pueda construir y eso genera una posibilidad de crecimiento en todas las áreas del desarrollo en un país. La responsabilidad es compartida ya que la unión fuerza productiva - gobierno generan las condiciones para aumentar la calidad de los indicadores de desarrollo humano que garanticen un mejor país.
Ante esto, nos preguntamos ¿quién gobierna en un Estado? Puede gobernar un grupo de turno con una ciudadanía responsable.


Alberto J. Chaves Chacón