¿Quién curará a la Caja?
Enviar

Doña Laura Chinchilla, doña Ileana Balmaceda, en sus manos está salvar o dejar morir a este paciente…

¿Quién curará a la Caja?

En momentos en que el fantasma de la quiebra merodea a la Caja Costarricense de Seguro Social y un grupo de médicos que una vez juraron atender y curar al enfermo sin importar su propia vida, dejaron de lado esa promesa ante el incumplimiento de varias conquistas laborales, este es el año de apretar las tuercas que se encuentran sueltas en el complicado engranaje del sector salud.
Si la gestión de la actual jerarca de la Caja Costarricense de Seguro Social, Ileana Balmaceda, cuenta con el espaldarazo presidencial desde Zapote, a pesar de haber costado la baja de quien fuera catalogada como una de las mejores ministras de los últimos años, la doctora María Luisa Avila, es hora de demostrar las razones de este incondicional apoyo.

Las huelgas de especialistas médicos, experimentadas el año pasado, fueron llevadas inútilmente por la administración hasta varias semanas de dimes y diretes, ocasionando la pérdida de miles de citas y cientos de cirugías a trabajadores que mes a mes ven rebajada una porción de su salario para ser diagnosticados o tratados por un especialista en salud.
Es entonces cuando nos preguntamos, al leer las declaraciones de la doctora Balmaceda en el sentido de que el tiempo y la ejecución de las medidas para salvar a la Caja trascenderán la gestión del presente Gobierno, entonces ¿quién se hará cargo del proceso de curación de la Caja? ¿Quiénes serán los especialistas financieros, administrativos y operativos que darán consulta, realizarán exámenes, brindarán tratamiento y finalmente darán de alta a este enfermo paciente?
Ese es el gran reto que debe superar el Gobierno este año, al mismo tiempo que pone en ejecución una serie de medidas de contención y de racionalización del gasto, cambios en el modelo de incapacidades, cesantía, tiempos extraordinarios, disponibilidades médicas.
Estas medidas ayudarán poco a poco a ir recobrando el equilibrio financiero y solventar así el problema de gestión que está viviendo una de las instituciones insignes de todos los costarricenses.
Doña Laura Chinchilla, doña Ileana Balmaceda, en sus manos está el salvar o dejar morir a este paciente…
Esperemos que ustedes sí cumplan con el juramento que realizaron ante la bandera y más de 4 millones de costarricenses hace un año y meses atrás.



Ver comentarios