Glenda Umaña

Enviar
Jueves 8 Marzo, 2018

¿Quién plancha en tu casa?

¿Cuántos de nosotros tenemos la posibilidad de apoyar a otras mujeres y no lo hacemos?

Muchas veces dentro de nuestra misma familia, barrio o comunidad, hay mujeres que claman por una voz de aliento…un simple consejo , una motivación, un aplauso…un camino a seguir.

En la biblioteca de mis padres me encontré un libro de esos grandes y gruesos que no veía desde mi niñez y que mi madre adquirió antes de casarse, hace unos 58 años.

Una popular obra de ese entonces traducida del francés al español: “Enciclopedia de la Mujer”.

Con curiosidad lo revisé y en cada página crecía mi asombro.  Cuánto ha cambiado desde entonces!  Capítulos que hablaban no solo de belleza…pero también de la mejor forma de aplanchar la ropa , organizar la cocina o comportarse en actividades “de sociedad”.  No dudo que en los años 60 para las jovencitas ese era un libro apetecido. Pero en la actualidad parte del contenido resulta hasta cómico.

Es imposible en esta fecha que se celebra el Día de la Mujer, omitir la contínua lucha por quienes están en total desventaja. Una de cada tres mujeres sufre violencia a lo largo de su vida y sólo una cuarta parte de los parlamentarios de todo el mundo son mujeres.  Es necesario abordar y revertir las tendencias o de lo contrario tendremos que esperar hasta 2086 para cerrar la brecha salarial. Actualmente los hombres que ejercen las mismas funcionas ganan alrededor de 23 por ciento más que las mujeres.  El peso de las labores domésticas aún en países desarrollados , sigue recayendo  en las mujeres.

Sin embargo hay que mencionar y aplaudir a ese grupo de hombres que son conscientes y son verdaderos compañeros, que comparten las obligaciones hogareñas y el cuido de los niños.

A pesar de estas enormes diferencias encontramos a mujeres que han desafiado profesiones o disciplinas consideradas masculinas.

Hoy en día encontramos a mujeres ingenieras, científicas, matemáticas, pero también  boxeadoras, astronautas o bomberas.

Cuando hemos entrevistado mujeres exitosas encontramos un ingrediente común.  Todas han tenido al menos una persona que las ha motivado, apoyado y hasta inspirado a seguir la ruta adecuada para conseguir sus metas.

Sandra Cauffman ingeniera de la NASA, creció en condiciones de muy escasos recursos económicos.  Con gran esfuerzo logró ingresar a la universidad y los mismos profesores se burlaban de su aspiración de convertirse en ingeniera.   Gracias al apoyo de una persona, logró ingresar a una universidad en Estados Unidos y abrazó su sueño con una enorme dosis de trabajo y sacrificio pero sobretodo con mucha pasión.

¿Cuántos de nosotros tenemos la posibilidad de apoyar a otras mujeres y no lo hacemos? Muchas veces dentro de nuestra misma familia, barrio o comunidad, hay mujeres que claman por una voz de aliento…un simple consejo , una motivación, un aplauso…un camino a seguir.

Estemos atentos….podemos ser agentes de cambio!

Glenda Umaña

Periodista